Garrick. Entrevista. Imprimir
Escrito por Raimundo Bellas.   
Sábado, 20 de Marzo de 2010 06:59

GARRICK
RISOTERAPIA CON TRICICLE
CURE SU MELANCOLÍA

[2008-01-27]

El título Garrick no dice mucho al profano. Más el subtítulo: Risoterapia con Tricicle, sobre todo, cuando se lee el nombre de Tricicle. El parentesco de Tricicle y Garrick viene por lo de la farándula.


GARRICK
RISOTERAPIA CON TRICICLE
CURE SU MELANCOLÍA

DAVID GARRICK

TRICICLE

El título Garrick no dice mucho al profano. Más el subtítulo: Risoterapia con Tricicle, sobre todo, cuando se lee el nombre de Tricicle. El parentesco de Tricicle y Garrick viene por lo de la farándula.
 

David Garrick (Hereford, 19 – II- 1717/Londres, 20 –I - 1779) está considerado como una de las figuras  del teatro del siglo XVIII. Compaginó su carrera de actor  con la de dramaturgo. En 1741 debutó con la obra de Shakespeare, Ricardo III. Posteriormente pasó a como director del Teatro de Drury Lane en 1747. Interpretó todo tipo de género: tragedias, comedias y farsas. Como dramaturgo llegó a escribir 40 obras de teatro. Su tumba se puede visitarse en la Abadía de Westminster.

DAVID GARRICK
Y SU NOVIA

GARRICK,
EL PRIMER RISOTERAPEUTA

Este breve perfil no justifica mucho que los del TriciclePaco Mir, Joan Gracia y Carles Sans - acudan a Garrick como título. Podrían haber acudido a cualquier otro actor famoso si el punto de unión era la farándula. Lo que sucede es que el tal Garrick, según Tricicle


FOTO: CARLOS ALLENDE
  • Estaba tan extraordinariamente dotado para la comedia, que los médicos recomendaban sus actuaciones como una especie de remedio mágico, capaz de sanar cualquier pena del alma. Podríamos decir que Garrick, sin saberlo, fue el primer risoterapeuta de la historia. Hoy, en pleno siglo XXI, cuando se conoce científicamente que los niños ríen unas trescientas veces al día y los adultos tan sólo unas quince, nos proclamamos sus humildes seguidores y le rendimos este homenaje en forma de espectáculo que sólo busca (¿sólo?) que todo espectador olvide sus problemas, rompa sus máscaras y se lance a reír con esos cuatrocientos músculos que dicen que tienen que moverse para morirse de risa.

EL LENGUAJE DE TRICICLE: UNIVERSAL

Que Tricicle ha hecho reír con todos sus espectáculos está más que probado y reír a un público universal, gracias a que su humor está transmitido a través del lenguaje de los gestos, los movimientos. Ese lenguaje que cultivaron los cómicos del cine, cuando éste era mudo.

  • Hemos creado un nuevo género: una mezcla entre el cine mudo, el clown, el mimo y el teatro convencional – aclaran Tricicle. Un estilo que hemos aplicado en cada uno de los medios en los que hemos participado. Utilizamos el gesto como lenguaje comunicativo. Un gesto cotidiano, natural y creíble que nos permite superar la barrera idiomática.

FOTO: CARLOS ALLENDE

HEREDEROS DE LOS GRANDES CÓMICOS

Los críticos, sin negar la originalidad y cierto autodidactismo, los consideran herederos de cómicos como Búster Keaton, Jango Edwards, los hermanos Marx o Jacques Tati. Ellos mismos han declarado que el memorizar las reposiciones de Lubitsch, Wilder y Keaton en la Filmoteca ha constituido la base de su humor

  • Nuestro humor – precisa Triciclo -  se basa en acciones cotidianas y personajes trastocados por su humor, huyendo de temas de moda y haciendo que sean intemporales. Esto nos ha permitido que nuestras creaciones sigan vigentes años después de su exhibición

Tal intemporalidad se demuestra actualmente con la compañía Clownic que está exhibiendo sus antiguos espectáculos teatrales (Exit, Slastic y Tricicle 20) por el Estado español y el extranjero.

EL “GAG”, PIEDRA ANGULAR
DE SU EDIFICIO HUMORÍSTICO

Uno de los recursos es el uso del “gag”

  • El “gag” es un elemento fundamental e indispensable para nosotros, porque rompe la lógica de la situación en su momento justo. Viene a ser como un tempo musical. El “gag” produce un hecho sorprendente e irreal que provoca la comicidad.
FOTO: CARLOS ALLENDE

En cualquiera de sus espectáculos se produce un “gag” cada diez o quince Segundos.

  • Con esta cadencia se consigue un ritmo de humor trepidante.

Este ritmo trepidante es, en el fondo, la clave del éxito. Son ya casi treinta años, a través de los cuales Tricicle ha hecho reír a la gente utilizando un humor que la crítica ha calificado como…

Sutil, sencillo, desinhibido, sorprendente, entre lo absurdo y la realidad, y que ha sido el hilo conductor de estos años de existencia de la compañía.

CALIDAD Y COMERCIALIDAD


FOTO: CARLOS ALLENDE
Tricicle ha sabido combinar calidad y comercialidad.
  • Nuestro objetivo ha sido el de hacer productos comerciales sin que la calidad se viera rebajada y, así, poder llegar a un público lo más amplio posible.

A lo largo de todos estos años los premios se han acumulado, pero el que más valoran es que

  • El público llene cada día el teatro y que disfrute de nuestro trabajo.

BATAS BLANCAS

En esta ocasión inician su prólogo vestidos con bata blanca, símbolo de médicos. Esta idea de presentarse como médicos no solamente surge con  motivo del risoterapeuta Garrick, sino porque en todos estos años Triciclo, con sus ingeniosidades, han comprobado que a la salida del teatro el público…

  • …nos agradecía no solamente el habernos hecho pasar un buen rato sino que durante dos horas habían olvidado sus preocupaciones. Más de uno aseguraba haber salido de situaciones depresivas. Una primera idea fue el salir a saludar al público en batas blancas. Esto nos dio que pensar y de ahí a enfundarnos en batas blancas para una risoterapia colectiva fue todo uno. En Garrick cuajó esta idea y lo único que pretendemos es arrancar la carcajada. Es, pues, una obra ligera en la que damos rienda suelta a nuestras posibilidades.

FOTO: CARLOS ALLENDE

Los títulos de los últimos espectáculos termina en “ic”, como Manicomic (1982), Slastic (1986), Terrific (1991).

  • No deja de ser una coincidencia – aseguran -, que Garrick, sonoramente termina en “ic”. David Garrick se nos adelantó. Un tipo previsor.      

28 AÑOS A SUS ESPALDAS


FOTO: CARLOS ALLENDE
Comenzaron en noviembre de 1978 en la sala café teatro El Llantiol. Eran veinteañeros y uno de sus momentos más populares, retransmitido por la televisión, fue la minimalista coreografía apayasada de una de las canciones de Julio Iglesias. Los siguientes años se sucedieron espectáculos que, como media, duraban cuatro años en gira. Tras cada espectáculo el espectador podía pensar que sería difícil remontar la ingeniosidad y habría peligro de repetirse.
  • Y ese es un miedo que tenemos. Hemos usado mucho nuestras ideas y no es fácil combinarlas. Pero no debemos hacerlo mal, porque llenamos los teatros.


Raimundo Bellas
Copyright©rbellas

 

Última actualización el Sábado, 15 de Mayo de 2010 11:53