Hysteria. Entrevista. Imprimir
Escrito por Jisé R. Díaz Sande   
Lunes, 15 de Marzo de 2010 16:17
FREUD, DALÍ, JOHNSON Y MALKOVICH
firman HYSTERIA

[2005-01-16]

Freud, Dalí, Johnson y Malkovich son los responsables de HYSTERIA. Entre los cuatro tejen una curiosa trama en torno al hecho histórico de que Dalí visitó en Londres a Freud.

 

FREUD, DALÍ, JOHNSON Y MALKOVICH

firman

HYSTERIA


FREUD POR DALÍ
(1937)
DALI POR DALI
(1954)
TERRY JOHNSON
(2004)
JOHN MALKOVICH
(2004)

Freud, Dalí, Johnson y Malkovich son los responsables de HYSTERIA. Entre los cuatro tejen una curiosa trama en torno al hecho histórico de que Dalí visitó en Londres a Freud.

El hecho histórico se fecha en un 19 de julio de 1938. Dalí – 34 años - había cobrado una popularidad a medias entre la genialidad y el marketing. Freud – octogenario – luchaba con su cáncer de mandíbula, cuyo dolor soportaba gracias a la morfina. Dalí ansiaba conocer al que creía ser el alma de toda su paranoica pintura. Freud no tenía ningún interés, no sólo en Dalí sino en ningún surrealista porque pensaba en ellos como unos locos. Para él equiparar el onirismo freudiano al onirismo surrealista era una barbaridad. A Freud los sueños le interesaban como instrumento para acceder a la psique y a las angustias de sus pacientes. En cambio los surrealistas usaban los sueños como foro de libertad primordial y absoluta.

Stefan Zweig - el escritor atribulado que se quitaría la vida junto a su esposa en Río de Janeiro – convenció a Freud y presentó a Dalí como “el único genio de la época”. No sabemos exactamente lo que le fascinó a Freud de Dalí. Pero no solamente consistió sino que se quedó atónito ante Dalí, hasta el punto de dejar escrito:

  • “Hasta ahora me inclinaba a considerar a los surrealistas, que según me parece me habían elegido como “su santo patrono”, unos puros locos”.

Lo que sí parece cierto es que Freud, se sintió profundamente interesado en la obra de Dalí. No obstante lo que más le fascinó fue su compleja personalidad. Como psicoanalista creía intuir que algo doloroso le había ocurrido en su infancia. Una de las claves podría ser el que Dalí llevase el nombre de un hermano que murió a los siete años.

Del encuentro ya no se sabe mucho más. A partir de aquí el dramaturgo inglés Terry Johnson construye un texto – Hysteria – que en 1994 obtendrá el Lawrence Olivier Award a la mejor comedia y el Writers Guild Award a la mejor obra del West End. El texto, lógicamente, no hay que medirlo a nivel de autenticidad histórica ya que la libertad absoluta ha sido el rail por donde se ha movido.
 


Enrique Alcides (Dalí)
Isabel Serrano (Jessica)
Foto: Kalin Coromina.
El texto se estrenó el 26 de agosto de 1993 y después recorrió Alemania, Escandinavia, Estonia, Holanda, Bélgica, Hungría y Polonia. Saltó a Estados Unidos en Nueva York y Chicago, bajo la dirección de John Malkovich, el cual – siguiendo la filosofía de la libertad – cortó aquí y allá y creó su propia adaptación, porque la versión que vio en Londres no le llegó a satisfacer.

  • Hay notables diferencias con la producción original de Londres – especifica Abel Folk, el Freud español -. Cuando la estrenó en Chicago la retocó notablemente y es la versión que también estrenó en París. La versión castellana sigue la de Chicago y la de París.

JOHN MALKOVICH: PÁNICO Y AMOR

Presentar a John Malkovich (Benton, 9 de diciembre de 1953) es casi innecesario. De sobras conocido como actor cinematográfico a nivel internacional, lo que tal vez puede sorprender al ciudadano medio es su faceta de director de teatro o de cine. No obstante, tras una primera etapa como actor, pronto saltó al mundo de la producción teatral fundando en 1976 la Stepenwolf Acting con Terry Kinney, Jeff Perry y Gary Sinise. Durante seis años actuará. Dirigirá y creará decorados y vestuarios de más de cincuenta obras producidas por su grupo. Por ello el que aparezca ahora como director no es nada casual. Claro que se trata de un director que, en opinión de los actores españoles,
 

“al principio se le odia por ese pánico que te infunde y
luego se le ama por la libertad y responsabilidad que te da”.

Esta opinión que mana de los labios de Abel Folk viene a ser el “leiv motiv” del resto de los actores. Su método de trabajo parece sorprender a todos ellos.
 

  • “John posee un talento muy inusual y es un gran lujo el haber podido trabajar con él. Se adquiere un enorme aprendizaje. Es un director que entiende bien al actor, justamente porque él es actor. Da una gran libertad y responsabilidad, lo cual te crea pánico. Cuando se me ofreció Freud, como tenía, lo mismo que todo el mundo, una idea de cómo fue, pensé que no era el adecuado. Por otro lado el Freudd de Hysteria es un octogenario, años de los que yo estoy muy lejos. Por cierto mis relaciones con John en esto de la edad son muy peculiares. Cuando me llamó por vez primera para el cine, tenía que encarnar a un señor gordo y con pústulas. Ahora me llama para hacer a un anciano. No sé qué edad tendrá el próximo. Por lo tanto por la edad y por mi idea preconcebida sobre Freud yo no me veía en el personaje. En cuanto a la edad me confesó que para este texto – mitad real, mitad onírico, mitad alucinación – el actor ideal debería tener cuarenta años y no ochenta, para interpretar al personaje. En cuanto a la idea preconcebida, debería olvidarme, ya que la comedia iba por otro lado”.

ISABEL SERRANO Y JOHN MALKOVICH
Foto. K. Coromina.

RICARD BORRÁS
ABEL FOLK

Hysteria permite una libertad interpretativa en todos ya que juega entre la realidad y la alucinación del propio Freud. No se trata pues de reproducir personajes que existieron, sino cómo están en la mente del psicoanalista. Hace un par de meses que Dalí visitó a Freud y esta noche Dalí aparece en su sueño, como aparece Jessica, Yahuda y Ana, la hija del científico. Una Europa fracasada por el Hitlerismo, un esperanza de bondad, la multiplicad de la verdad y el fracaso son ingredientes que Terry Johnson mezcla y transmite utilizando los géneros del teatro contemporáneo: drama, comedia, tragedia, farsa, comedia y drama de nuevo. Esta diversidad de géneros lo permite el sueño y también el poder pasar de lo más trascendente a lo más hilarante.

Puesto en esta clave hay un olvido de las personalidades de los personajes históricos y se trataba de encontrar al personaje de al ficción o del sueño freudiano.

  • “Trabajamos muy duro. Después de estudiarlo, Freud resulta un personaje impresionante ya que vuelve a plantear el tema griego del destino en cuanto que no todo depende de uno. Termina por ser uno de los grandes revolucionarios de la historia. Desde este punto de vista preferí disfrutar del personaje literario y no tanto del histórico”.

ISABREL SERRANO ES JESSICA
ME ENAMORÉ DEL PERSONAJE POR SUS CONTRASTES.


Isabel Serrano es Jessica, aparentemente una paciente de Freud, pero en realidad viene a ser una extensión del mismo Freud que le obliga a decir lo que él no quiere decir.
 


J. MALCOVICH /ISABEL SERRANO

ABEL FOLK/ISABEL SERRANO

  • “Se trata de un personaje con muchos matices – aclara Isabel – llena de contrastes: fuerte-frágil, sincera-mentirosa… Esto es lo que me enamoró cuando en el 2004 leí el texto. Es el personaje más difícil que he hecho en mis 20 años de carrera. Estoy de acuerdo con el juicio de Abel sobre John y su método de trabajo. Para mí desconcertante al principio. No te dice lo que tienes que hacer. Te pide propuestas y después él te va orientando. Lo más que te dice es “este personaje tiene esta emoción, mira cómo la das”. Eso te produce ese pánico que mencionó Abel. De hecho el primer día no habló nada. A partir de esa indicación emocional, tu vas creando el personaje y salen cosas mágicas. El va cogiendo lo que le propones y con él lo moldeas. Lo bueno es que no te sientes censurada sino protegida y con lo que él te propone puedes dar un paso más allá”.

RICARDO BORRAS ES ABRAHAM YAHUDA
ES UN LUJO PODER VIVIR EL RIESGO


De la misma opinión es Ricard Borrás que interpreta a Abraham Yahuda, el amigo de Freud. En realidad el personaje literario, procede de dos personajes históricos: el doctor que administraba la morfina a Freud y otro que no le dejaba publicar el libro. Pero de esos dos, resueltos en uno, vuelve a surgir uno solo en el último momento de Freud. Viene a ser como La figura represora del padre y que está por encima de él.

  • “Desde el punto de vista de preparación del personaje – confirma Ricard – es un lujo poder vivir ese peligro que se ha mencionado o ese riesgo, que se traduce en dificultad. Pero a medida a que se va superando la situación y encontrando el personaje surge el cariño hacia lo que se ha ido creando”.

I.SERRANO/A.FOLK/
RICARD BORRÁS (ABRAHAM YAHUDA)

ENRIQUE ALCIDES ES DALÍ
HEMOS REINVENTADO A DALÍ.


Dalí no fue un “tipo” fácil en la vida real. Se ha muerto y, en el fondo, no sabemos ni sabremos cuál fue su verdadera identidad. A lo más que llegamos es a su figura de marketing. Cuando esto se sube al escenario o se lleva al cine siempre surgen dificultades. Para Enrique Alcides, su intérprete, comenzó como un desafío:
 


ENRIQUE ALCIDES (DALÍ)
  • Tenía que interpretar a un Dalí con dramaturgia inglesa y dirección norteamericana. Todos tenemos, de una u otra forma, la imagen de ese loco con bigotes. John me propuso inventarlo, partiendo de las mínimas premisas históricas. Al ser un personaje soñado, tenía la ventaja de poder tratarlo con mucha libertad. Me propuso que me olvidara de Salvador Dalí y no intentáramos recrearlo a partir de lo que tenemos de él más o menos manoseado. Cuando me despojó de ese miedo por una reproducción del personaje. Probablemente no corresponde al verdadero Dalí pero el verdadero, al ser onírico, podría actuar de ese modo. Lo que sí tengo que decir es que me he encontrado con un director exigente.

ELSA ALVARO ES ANA Y SU OTRA HIJA TENTADORA.
 


ELSA ALVARO
Elsa Alvaro es Ana, la hija de Freud con quien vive sus últimos días y le aguanta sus locuras finales. También es la otra hija con la que Freud concibió pensamientos impuros.

Su formación procede del mundo musical . Comedia musical, ballet, jazz, canto y máscara. Acaba de incorporarse al elenco y
  • “Lo que puedo decir es gracias a todos”

JOHN MALKOVICH, UN DIRECTOR ATÍPICO

Él método de dirección de John Malkovich, lo exponen entre Abel Folk y Ricard Borrás de este modo:
 

  • Para Malkovich todo es posible, pero lo importante es la emoción. No le importa cómo llegas ella, ese es tu problema. Y llegada a ella viene el momento de expresarla. Por lo tanto todo el trabajo es tuyo. Este trabajo termina por ser precioso porque viene a ser un trabajo de conjunto con tus compañeros. John dio esas primeras líneas y entre todos tuvimos que completar el trabajo. De ahí la responsabilidad de la que se hablaba antes.

Visto este modo de trabajar a nivel interpretativo se colige y de ello dan testimonio los propios actores, que la versión castellana sólo tiene en común con la versión de Chicago y la parisina la traducción del texto y la escenografía. No se han copiado movimientos o calidades interpretativas.

  • John – aclara Ester Alonso, directora de la productora Wai Entertainment – parte sólo de la escenografía. Nosotros propusimos a los actores y él también. A nivel actoral se ha trabajado desde cero y no desde París.
     
  • El mismo John – apuntala Abel – nos dijo que podría decir cómo se hizo en París, pero no lo quería hacer porque lo había montado tres veces y veía que siempre el subtexto daba mucho de sí. Ahora se puede entender el pánico que nos entró.

Visto el método de trabajo no parece que el casting fuese al uso.

  • “John me propuso a Abel. Lo conocía porque ya había trabajado con él en cine. Yo no lo veía pues tenía el “handicapp” de la edad, porque era la mitad de joven del Freud de París. Propuse a Isabel y otras actrices para Jessica. Fue un casting muy duro. Comenzábamos a las 10 de la mañana y terminábamos a las 12 de la noche. John les hacia leer un texto y desarrollar ese personaje mediante el sistema de las emociones del que se ha hablado aquí. Así calibraba la potencialidad de cada actor. Había una propuesta por parte del actor y contrapropuesta por parte de John”.

ESCENOGRAFIA:
EL ENGANCHE CON PARÍS Y UNA SORPRESA.
 


PIERRE F. LIMBOSCH
Pierre François Limbosch es el responsable de la escenografía que a juzgar por los testimonios de los actores y producción es el único enganche de la versión castellana con la parisina. El espacio escénico construido por Pierre mereció ser nominado al Premio Molière como mejor decorado de 2003.
  • “El sueño freudiano afecta al decorado – precisa Pierre François, de talante sosegado y aparentemente tímido - , y es más bien un homenaje a Dalí”.

Viendo el decorado montado en el Centro Cultural, nadie diría que es “un homenaje a Dalí”. Lo que allí se ofrece es un salón - despacho muy al antiguo estilo de los decorados realistas, que en un tiempo gustaron mucho por lo bien que estaban reproducidos.

  • “Partimos de un decorado realista. He tratado de recrear el ambiente de Freud en Viena y que se trajo a Londres. Es la parte más realista. Después suceden cosas. El decorado se cae…Termina por ser un personaje más de la historia Freud - Dalí”.

Lleva años inventando espacios teatrales y cinematográficos, pero la colaboración escenográfica en este montaje la define como:

  • Una aventura “linda”, ya que me ha obligado a realizar el escenario para dos montajes con dos “troupes” distintas y en todo este proceso mi aprendizaje al lado de John has sido enorme.

Hysteria viene definida,en palabras de John Malkovich y transmitidas por Abel/Freíd, como:

  • “Una comedia básicamente para hacer reir, pero espero que al final el público reflexione sobre eso que nos ha hecho reir y va más allá de la risa”.

El parangón vendría a ser la caída de una persona que, queramos o no, nos da risa, pero que cuando uno se pone a pensar en las consecuencias de la caída o en las motivaciones por las que eso ha sucedido, el rictus cómico se trastoca en trágico.

Lo que es indudable es la buena experiencia interpretativa por parte de la “troupe”, como ha llamado Pierre François al equipo:

  • “Hacia John sentimos un gran amor – Abel/Freud, se hace portavoz del sentir de la “troupe” - y entonces es muy fácil trabajar con alguien a quien quieres. Fue mucho trabajo concentrado en poco tiempo, pero muy placentero”.

EL IDIOMA:
UN HANDICAPP SUPERADO POR LA EMOCIÓN.

 

Una de las barreras cuando director e intérpretes no hablan el mismo idioma, es la comunicación mutua y la valoración del propio director, acerca de la dicción o el tono marcado por el propio idioma. Tal “handicapp”, parece que fue superado gracias a Joseph Costa (Barcelona, 1950) – actor, director y traductor – ,responsable de la versión castellana y ayudante de dirección en esta puesta en escena junto a Christian Rodrigo, segundo ayudante de dirección.

Por otro lado, visto el método elegido para la interpretación: “el mundo de la emoción y su expresión”, el idioma como tal resulta menos embarazoso. De todos modos John Malkovich aunque no habla el español, sí lo entiende muy bien.

JOSEPH COSTA

ANTONIO MIRÓ:
UN VESTUARIO FIEL A LA EPOCA Y Al ESTILO “MIRONIANO”

El vestuario opta por un ser “un trabajo adecuado a la época en la que se desarrolla la obra tan extremadamente refinado como fiel a su característico estilo (el de Antonio Miró)”.
 


ANTONIO MIRÓ
Antonio Miró, de larga y fructífera trayectoria como figurinista, se siente profundamente encardinado a la llamada cultura mediterránea y en concreto a Barcelona.

Su faceta artística se une a otra intelectual que le ha llevado a bucear en la arquitectura, la fotografía, el interiorismo, la escena y la música. Tal despliegue cultural le ha llevado a trabajar con Bigas Luna, Frederic Amat, Mariscal, Retama, Antonio Canales, Tyuichi Sakamoto … y John Malkovich.

  • Mi amistad con John proviene de haber compartido la misma curiosidad intelectual y creativa. Esto me ha llevado a colaborar en distintos proyectos. Uno de ellos es el encargo del vestuario para Hysteria.

Premiado en múltiples ocasiones, su último título lo alcanzó en julio de 2004 al ser investido Profesor Honorario de la Universidad Autónoma de Guadalajara en México.

La versión española de Hysteria ha sido posible – según Ester Alonso –

  • “gracias a la generosidad de John Malkovich que confió en el entusiasmo sincero de nuestra propuesta… A esta generosidad, hay que añadir el espíritu cómplice y colaborador con que nos acogieron Jean Marc Ghanassia y Marie-Laure Munich, los productores franceses…El último ingrediente … ha sido el entusiasmo generalizado que ha vivido la compañía desde el primer día de trabajo… Todos hemos compartido la conciencia de estar haciendo algo especial y sentirnos privilegiados por ello… estamos muy felices de encontrarnos en el centro Cultural y esperamos del público que nos acoja con mucho cariño”.

Más información

           HYSTERIA - Información General
           HYSTERIA CONFUSIÓN DE GÉNEROS - Crítica


José Ramón Díaz Sande
copyright©diazsande



 


Centro Cultural
de la Villa de Madrid

Pz. De Colón s/n
28001 – Madrid.
Metro: Colón, Serrano.
Bus: 5/14/27/45/21/53(150/1/9/19/51/74
RENFE: cercanías.
E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

Última actualización el Martes, 27 de Abril de 2010 17:00