Cara de plata. Entrevista. Imprimir
Escrito por José R. Díaz Sande   
Lunes, 15 de Marzo de 2010 16:06
CARA DE PLATA
[2005-01-12]

LA TERCERA DE LAS COMEDIAS BÁRBARAS
de RAMÓN MARÍA DE VALLE INCLÁN
sube al MARÍA GUERRERO (Centro Dramático Nacional).

 

CARA DE PLATA


Foto: Javier del Real

LA TERCERA DE LAS COMEDIAS BÁRBARAS
de
RAMÓN MARÍA DE VALLE INCLÁN

sube al

MARÍA GUERRERO
(Centro Dramático Nacional)
 

Antes de que la saga de La Guerra de las Galaxias nos entregase los capítulos desordenados, ya Ramón María del Valle Inclán lo había hecho con sus irrepresentables – sentir teatral de la época - Comedias Bárbaras. Comenzó con Águila de Blasón (1906), siguió con Romance de Lobos (1907) y en 1922 se le ocurre entregarnos el inicio de la saga Montenegro:

CARA DE PLATA

En 1991, bajo la dirección de José Carlos Plaza en el mismo coliseo donde ahora aterriza Cara de Plata se llevó, por vez primera, la empresa de representar, por orden de historia las tres Comedias Bárbaras. Las razones que movieron a ello fueron en opinión del propio director:

  • “…creíamos que era un deber hacerlo… se convirtió en un reto y al final en un vertiginoso placer. El deber se planteó cuando nos dimos cuenta de que desde casi veinticinco años no se representaba Cara de Plata (la última representación fue en el teatro Beatriz en 1967); que habían pasado veinte o más años desde que en este mismo teatro se representaron Águila de Blasón y posteriormente Romance de Lobos; y que, aunque se había intentado, nunca se habían representado juntas. Es cierto que cada obra tiene una unidad dramática…nos dimos cuenta de que la grandiosidad de ese trozo de nuestra historia que representa ese Caballero, Quijote y Tenorio a la vez, tenía que verse en su totalidad. Y no en el orden en que fue escrito o editado, sino en el orden dramático de la aventura”.
CARA DE PLATA EN EL 2005

Ahora en el 2005 se vuelve a Valle, pero sólo con Cara de Plata. Prescindir del resto y atacar solamente este “prólogo”, como lo define Ramón Simó, el director de esta versión, se debe a que posee una unidad dramática en sí misma.

Ramón Simó ha desarrollado en el teatro dos facetas: la de director de escena y la de escenógrafo para sí mismo y para otros (Mario Gas, Magda Puyo, Rafael Durán, Gerardo Malla, Calixto Bietio, José Sanchos Sinisterra). Su nombre también está ligado al Institut del Teatre de Barcelona (profesor), Fira de Teatre al Carrer de Tàrrega (director artístico), Teatre Nacional de Catalunya (miembro del consejo artístico). Su última dirección es Calígula para el Teatre Nacional de Catalunya, montaje que acaba de estrenar.

El Centro Dramático Nacional le ha pedido este montaje porque, en palabras de Gerardo Vera – director del CDN –
  • “es un director que tiene una mirada personal y directa sobre los textos que emprende. Queríamos hacer un Valle distinto y por ello pensamos en él. Por lo que yo he visto este montaje cumple con los requisitos que pretendemos en el CDN: textos de cierta envergadura encarados con riesgo como si se hicieran por vez primera. Ramón Simó nos ha entregado un Valle poético, vigoroso y arriesgado, aspecto éste último que es el que más nos interesa.

Jesús Noguero (Cara de Plata)
Bárbara Goenaga (Sabelita)

Foto: Javier del Real

Este sentido del “riesgo” y de la aventura” es también la opción del propio Simó. El que Valle escribiese esta comedia como la última le da un peculiar tono como escritor: escribe su historia con una perspectiva futura.

  • Ello me llevó a plantearme – matiza Ramón Simó – el cómo atacar el texto. Es un método que utilizo frecuentemente sobre todo con los clásicos, ya que no me es tan necesario cuando me enfrento con textos contemporáneos que es lo que más he hecho. Con el texto contemporáneo no hay nada de historia sobre él y se enfrenta uno totalmente sin prejuicios. A este Valle le he aplicado la misma metodología. Leo el texto como si no supiera nada acerca del autor. Como si no existiera una literatura sobre él. Lo leo desde un punto de vista contemporáneo y teatral, y no tanto filológico o de lo que la literatura haya podido decir sobre él.

La dirección ha preferido indagar sobre la teatralidad que hay en Valle, ya que “se sabe mucho de Valle a nivel de estudios, pero ha sido poco representado”. En su época y en las décadas siguientes, dado el tipo de teatro que deambulaba por nuestros escenarios la palabra “irrepresentable” era la más adjudicada a su teatro. Después se ha visto que no. De todas formas se ha sido cauto en su representación.
 


Chete Lera (Montenegro)
Foto: Javier del Real
  • Nos pusimos a trabajar con un tipo de lenguaje y estructura como si se tratase de un texto contemporáneo y respetar algo importante que está en Valle: la agilidad, la cual la consigue a través de escenas de acción y de este modo fluye la historia mediante pequeñas anécdotas y pequeñas miradas pero de gran alcance narrativo. Todo esto lo hemos hecho desde la perspectiva de nuestra vida diaria. Partimos de un lenguaje plástico, básicamente, pero no desde las consabidas minuciosas acotaciones de Valle, que en realidad, pienso, no son de tipo plástico sino para ayudar al actor en su interpretación.

Una de las eternas y constantes dificultades de Valle es la continua traslación de espacios. Se ha recurrido a Christoph Schübiger (Zurich), que no es nuevo en el CDN.
 

Combate de negros y perros (1990) de Bernard - Marie Koltés
(director: Miguel Narros)
Morirás de una u otra cosa (1992) de Manuel Gutiérrez Aragón.
Terror y miseria en el III Reich (1995) de Berthol Brecha
(director: Lluis Pasqual)

La escenografía creada sigue el mismo criterio de “agilidad” que se ha buscado en toda la obra.

  • Es una escenografía viva que se mueve y crea los diversos espacios. Movimiento y agilidad son los dos requisitos que se ha intentado transmitir. A ello se ha unido la iluminación como elemento imprescindible y con una peculiaridad. No tanto se trata de crear solamente un ambiente, sino que la iluminación traduce el espacio y el tiempo.
EL VESTUARIO: ESENCIALIZAR EL MUNDO DE VALLE.

Dentro de este insistir en la contemporaneidad del texto y su implicación actual está también el vestuario.

  • Es un vestuario particular. No lo llevamos a la mitad del siglo XIX o del XX, sino que intentamos esencializar el mundo de Valle – aclara Ramón Simó.

La artífice de los vestidos es María Araujo - Premio Max de las Artes Escénicas 1999 -, con una trayectoria como creadora de moda y figurinista que transita por la alta costura, el cine, la televisión y el teatro. De sus últimas creaciones teatrales están: Escola de les dones (2003, Carlos Alfaro), Tarantos (2004, Emilio Hernández), Don Giovanni (2004, Carlos Alfaro). Con Ramón Simó ha trabajado en Historia de una ejecución, Antígona y Calígula.
 

  • El vestuario – concreta María – puede ser de finales del s. XIX pero también de hecho podría llevarse ahora. Algunos actores me han pedido que les de el guardapolvos para usarlo actualmente. He querido ser fiel a la Galicia rural. En aquella época los señores de los Pazos iban de negro, lo mismo que el clero, porque el “tinte negro” era más caro. De ahí que en la obra Montenegro (el señor) y el clero usen ese color. En cambio el pueblo (los chalanes) usan tintes más terrosos: siena, color tierra. El mayo trabajo ha sido el deteriorarlos. No es fácil hacerlo bien. Si lo consigues nadie se entera, pero si no se hace bien se nota el deterioro y entonces es una chapuza. El vestuario está al servicio de la dramaturgia y ese ha sido mi mayor reto. Es la única forma de hacerlo creíble en todo el contexto dramatúrgico.

Foto: Javier del Real

LA MUSICA: FUERA GAITAS.

La música, según Ramón Simó, parte de elementos y registros muy terrenales enraizados en Galicia pero pasados por lo contemporáneo. Tal poética musical la expresa el compositor Joan Alavedra i Subiranas – músico experimentado en música de espectáculos, muchos en su haber – como:

  • Un poco intentar encontrar a partir de las acotaciones de Valle, en las cuales me he inspirado, entrar en su mundo. Parto de una raíz terrenal gallega, pero llevándolo a otro timbre, por ejemplo no uso las gaitas, pero sí los bordones. Después he intentado construir una partitura que estuviera al servicio de la puesta en escena.
UN LENGUAJE PLÁSTICO AL SERVICIO DEL CONTENIDO

A nivel de contenido la mirada contemporánea Ramón Simó, la centra en tres puntos: la miseria y el uso del poder; la mentira de la religión, y la imposibilidad de enfrentarnos a nuestras propias pasiones.
 

  • Soy director de textos contemporáneos y cuando me enfrento a un clásico intento establecer una relación como si el autor estuviera vivo. En este caso analizo la miseria del poder que posee la familia Montenegro y el uso de ese poder que hacen las clases dominantes. También está la mentira de la religión,

    Enrique Fernández
    (Fuso Negro)

    Foto: Javier del Real
    la blasfemia y el sacrilegio. El uso de la religión puede ser malo. Sólo Fuso Negro (el loco) considerado como un diablo, es el que tiene que ver más con lo auténticamente religioso. Y después está el otro tema: la imposibilidad de enfrentarnos a nuestras propias pasiones. Y si llegas a enfrentarte, son difícilmente gobernables. Estos son los grandes temas. Lo más curioso es que la visión de Valle sobre el abuso del poder no es simplista. No se trata solamente de un abuso asentado en los poderosos, sino que también aparece en los feriantes que se rebelan, pero que al final pactan con el poder. Tal rebelión no es en realidad una lucha de clases, sino que es una revolución fallida. El pueblo da marcha atrás para que la sangre no llegue al río y pacta. La capacidad crítica de Valle es hacernos ver cómo todos los personajes son contradictorios. En la contradicción de Valle está el esperpento.
LOS ACTORES: DOS GENERACIONES BIEN CONJUNTADAS.

Una de las alabanzas de Gerardo Vera es para el equipo de actores. Hay como mínimo dos hornadas. Los “consagrados” y los de ahora. En su opinión

  • Ramón Simó ha conseguido una unidad. Es un trabajo espléndido que me ha emocionado. Me gusta ver a gente joven y a actores de toda la vida que quiero, en este Valle. Así como el haber elegido a Jesús Noguero (Cara de Plata), actor joven, como protagonista.

Los testimonios de los actores, abundan en esta línea de conjunción unitaria interpretativa, así como la “energía que el propio Ramón Simó aporta”. Para Jesús Noguero el encuentro con Simó:

  • Ha sido fecundo y agradable. Lo mejor es que se ha podido trabajar muy tranquilos y sin una propuesta de antemano. Íbamos a atacar el texto y los personajes desde la esencia de los conflictos. El proceso ha sido rescatar esos conflictos y hacernos cargo de ellos. Yo me he encontrado con un equipo artístico y humano excepcional.

Sabelita la interpreta una actriz joven Bárbara Goenaga. Ha participado en bastantes títulos televisivos y cinematográficos. Se siente emocionada con este papel porque:

  • En el teatro más profesional he intervenido en dos obras. Con esta obra y la dirección de Simó estoy que alucino y todavía seguiré hasta que termine. Lo que yo destacaría de él – Simó – es que está con nosotros desde la propia escena y una cualidad es que en vez de aplastarte te sube.

Chete Lera, es Don Juan Manuel Montenegro. Actor de larga trayectoria teatral y cinematográfica, pertenece a esa generación de “consagrados”, en terminología de Gerardo Vera. Su opinión sobré Simó es de parecido sentir:

  • Me ha impresionado la energía que nos aportaba y que por otra parte nosotros nos veíamos imposibilitados de devolvérsela. Con respecto a la obra creo que va a conectar con el público.

Esta Cara de Plata es el primer título de otros textos de Valle. De él se saltará a Romance de lobos, dejando de lado Águila de Blasón que, en opinión de Gerardo Vera, “es más naturalista”. Se harán otros Valles:

 

DIVINAS PALABRAS, con dirección de Gerardo Vera
y
EL TRONO DORADO (Ruedo Ibérico) dirigida por José Sanchez Sinisterra.

Más información

           CARA DE PLATA - Información General

           CARA DE PLATA - EL DESAFÍO DE REPRESENTAR A VALLE - Crítica
           CARA DE PLATA - RAMÓN MARÍA DEL VALLE-INCLÁN - Crítica
           COMEDIAS BÁRBARAS - Crítica


José Ramón Díaz Sande
copyright©diazsande

 


Centro Dramático Nacional
Teatro María Guerrero
y
Sala de la Princesa.
Director: Gerardo Vera
C/ Tamayo y Baus, 4
28004 – Madrid
Metro: Colón, Banco de España, Chueca.
Bus: 5,14,27,37,45,52,150
RENFE: Recoletos
Parking: Marqués de la Ensenada,
Pz de Colón, Pza del Rey.
Tf. :91 310 29 49
ServiCaixa 902 33 22 11
Venta Internet: www.servicaixa.com
Día del Espectador: miércoles (50%)
Descuentos: Grupos. Tercrera Edad, Carnet Joven
Atención al abonado: 91 310 94 32
e-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
http://cdn.mcu.es

 

Última actualización el Martes, 27 de Abril de 2010 17:11