Boston Ballet. Entrevista. Imprimir
Escrito por José R. Díaz Sande.   
Lunes, 22 de Marzo de 2010 11:34

BOSTON BALLET

BALANCHINE
y
LA SYLPHIDE

en el

PATIO DEL CONDE DUQUE

Balanchine y el primer ballet romántico La sylphide conforman el programa que el Boston Ballet trae a Madrid y que después recorrerá varias capitales españolas.

El Boston Ballet no solamente trabaja el clásico sino también la danza contemporánea


SERENADE
  • El que solamente traigamos clásico – aclara Mikko Nissinen, actual director artístico desde 2001 – es porque somos una compañía de clásico y esta es la primera gira internacional. Parecía natural ofrecer clásico porque representa nuestra principal característica y además es lo que nos han pedido los que nos han contratado. Dijeron que en todos los festivales ya había demasiada danza contemporánea y que les gustaría un repertorio de clásico, pues veía menos. Si hay otra gira podríamos ofrecer lo contemporáneo y así mostraríamos nuestra versatibilidad.

El programa consta de un primer día dedicado a Balanchine: Serenade, Who cares? y The four temperaments (Los cuatro temperamentos), y un segundo día para La Sylphide.

  • Abrimos con Serenade, ya que es el primer ballet que Balanchine coreografió cuando llegó a Estados Unidos. El segundo es sobre la música de Gershwin. Un ballet cuya ubicación es muy americana. Es una declaración de amor de Balanchine a la ciudad de Nueva York.  Los cuatro temperamentos es un encargo especial al músico Paul Hindemith, para que compusiera una música para su coreografía, en donde se funde lo tradicional con lo contemporáneo. Son pues emblemáticos. En contraste esta La Sylphide, un ballet del que estoy muy contento porque cuento con una plantilla muy buena. Es uno de los ballets románticos más bonitos y más antiguos. Nuestra producción data de 2005 que montamos con motivo del segundo centenario del nacimiento August Bournonville.

El Boston Ballet lo fundó en 1963 Virgina Williams, esposa de un sobresaliente financiero de Boston. Fué el primer Ballet profesional de Nueva Inglaterra. Fueron pioneros en muchos aspectos:

1979: Inauguran el Festival de Nervi en Italia
1980: la primera compañía americana que estrena en la República Popular China
1983: Rudolf Nureyev estrena su nueva producción de Don Quijote con esta
compañía en América
         y luego en gira por México, Francia e Italia.
1986: Presenta la primera coreografía de Mark Morris
1987: Primera compañía en actuar el prestigioso Bessie Dance and Performance Award
           en el teatro City Center de Nueva York
1990: primera compañía americana en coproducir con el Ballet del Kirov y el Ballet del Bolshoi.
         Se trataba de El lago de los Cisnes y ello le llevó a ser portada en la escena mundial.

La compañía reside en el Wang Theatre de Boston, un teatro de estilo clásico con capacidad para 3.600 localidades y con las más modernas instalaciones eléctricas.


Wang Theatre de Boston

La filosofía del Boston Ballet es

  • …mantener un repertorio – precisa Mikko que combine clásicos intemporales con los trabajos más innovadores de coreógrafos actuales. Ofrecemos un promedio – de octubre a mayo – de 60 representaciones. Contamos con 58 bailarines  en la primera compañía y con 10 en la Boston Ballet II.       

Como adjunta a la dirección artística de las dos compañías, desde hace 6 años,  está la española Trinidad Vives y antigua bailarina, que en su momento bailó en Europa y Estados Unidos a falta de posibilidades para el clásico en España.

En la plantilla abundan los hispanos y como deferencia para la rueda de prensa de presentación en Madrid, estaba presente la colonia hispana: Lorna Feijóo ( la Habana, Cuba), Erica Cornejo (Mercedes San Luis, Argentina), Nelson Madrigal ( La Habana, Cuba), Carlos Molina (Cali, Colombia), Raul Casasola (Colmenar Viejo, Madrid, España), Yuri Yanowsky (Lyon, Francia).

Yuri Yanowsky es medio español. Es hijo de Carmen Robles y Anatol Yanowsky. Comenzó sus estudios de ballet en Madrid y Las Palmas y después los continuó en el Ballet Nacional de Cuba.


LA SYLPHIDE
  • Mi familia es de Madrid y en Madrid he pasado mi infancia. Estoy contento de poder actuar en Madrid. Llevo 14 años en el Ballet de Boston y soy primer bailarín.

En 1992 obtuvo el primer Premio del Prix de Lausanne en Suiza y en 1994 la Medalla de Plata en la Competición Internacional del Ballet de Jackson (EEUU). En 1993  entra a formar parte del  Boston Ballet  y en 1999 es nombrado primer bailarín. En Madrid actúa en Who cares? Y en La Sylphide como protagonista los primeros días.


LA SYLPHIDE
Lorna Feijóo ha venido en varias ocasiones a Madrid con el Ballet Nacional de Cuba y ha sido estrella invitada de otros ballets.
  • Hace cuatro años que entré a formar parte del elenco de Boston Ballet. Estoy muy feliz porque se baila de todo: clásico y contemporáneo. Aquí en Madrid Who Cares? Y el papel principal de La Sylphide en el primer día. Me encanta, porque hay mucha técnica y mucha pantomima.

La argentina Erica Cornejo, tras sus estudios en el Instituto del Teatro Colón de Buenos Aires, fue invitada al ballet de Julio Bocca y fue su pareja artística durante tres años. Ingresó en el American Ballet en 1998 y fue solista en el 2002.

  • En Madrid he estado con Julio en el 1996 y en el  2006 en el Teatro de la Zarzuela con Ángel Corella. Me gusta el Boston porque hay mucha variedad de estilos. Actúo en Sanguíneo de Los cuatro temperamentos y en Who Cares? La segunda noche interpreto La Sylphide.

Tanto Lorna como Erica son bailarinas clásicas. Proceden de escuelas diversas.

  • No tanto – confiesa Erica. Las dos tenemos mucha escuela cubana de Vagadona. La Sylphide tiene muchos saltos y a mí me gusta saltar mucho. Es un personaje muy etéreo. Se necesita mucha energía para el salto. Me encuentro muy cómoda en este ballet.
Para Lorna la diferencia no está tanto en la técnica sino…
  • En la persona. La persona es importante. A pesar de las escuelas y las técnicas muy buenas, te diferencias al  encarnar el personaje.. Los latinos somos más fogosos, más calientes. Nos mostramos cada uno como somos. Erica es muy buena bailarina y con una gran técnica. El personaje de La Sylphide tiene muchos saltos y muy difíciles.

SERENADE

Nelson Madrigal ha sido otro de los habituales en Madrid por pertenecer al Ballet Nacional de Cuba.

  • He venido mucho al Teatro Albéniz.  Lo que me llama la atención del Boston Ballet es la versatilidad de la Compañía y la variedad de bailes. Bailo Serenade.  

El colombiano Carlos Molina estudió en el Instituto Colombiano de Ballet Clásico y en el Huston Ballet Academy. Como bailarín profesional comenzó  en 1994, en el Ballet de

Cali. En 1994 se incorporó al American Ballet y en 2004 es nombrado primer bailarín. En el 2005 entra en el Boston Ballet como primer bailarín.

  • Yo fui a Estados Unidos con 14 años. La programación que hemos traído son ballets muy diferentes y La Sylphide es muy bonito por su romanticismo.

Raul Casassola se formó en Madrid con Mª José Benítez y Santiago de la Quintana. Formó parte de la Compañía de Víctor Ullate y de Nacho Duato. Paso a Francia y posteriormente tuvo la oportunidad de entrar en el Boston Ballet.

  • Estoy muy contento porque tiene un repertorio muy variado. Hay muy buen ambiente y se trabaja con maestros que motivan mucho. Estoy en el cuerpo de baile. Intervengo en La sylphide  la danza escocesa y también soy una de las brujas, no tanto a nivel de danza sino desde el punto de vista cómico.

Siempre que se topa con el clásico en España surge el inevitable lamento de la falta de un Ballet Clásico, el panegírico de los buenos que son los bailarines clásicos españoles y su necesidad de emigrar. Sin embargo Lorna y Nelson Madrigal, cubanos, tenían un Ballet Clásico en su nación y un ballet de prestigio.


SERENADE
  • Es cierto – explica Lorna que tenemos clásico, pero la carrera de una bailarina es muy corta y el Ballet de cuba nunca pensó en contemporáneo, porque al haber pocas compañías de clásico en el mundo, Cuba tiene el privilegio deponer destacar. Cuando pasen los años y se resuelvan los problemas económicos es posible que abarque otras coreografías. En lo que respecta a mí, yo necesitaba bailar otros estilos y otras coreografías y el Boston Ballet me lo ha ofrecido.
  • No es que el Ballet de Cuba no pueda tener más versatilidad – añade Nelson -, lo que sucede es que lo que piden de fuera es el clásico, por parte de los empresarios. Pero también hay algo de contemporáneo.
  • Siempre se trata de problemas económicos  – insiste Erica. Las Compañías de clásico compañías necesitan montones de bailarines y los gobiernos no valoran el arte como otros aspectos de la vida. Hay muchos talentos y muchos bailarines. En Argentina hemos traído coreografías que después no hemos podido pagar. Es una vergüenza. Yo siento pena por esa esperanza de muchos bailarines que esperan que llegue ese día y se quedan en el camino. No hay  buena economía individual para poder salir fuera, pagar hoteles… Los que hemos podido lo hemos hecho. Me da mucha tristeza al volver a Argentina. No hay espectáculos y por lo tanto no pueden salir fuera.

Trinidad Vives mariza un poco más el tema:

  • Es muy difícil tener bailarines muy buenos de clásico y contemporáneo. Es más fácil tener uno bueno clásico y otro bueno en contemporáneo. Por eso hay que escoger, porque se va a los superbuenos. Nosotros tenemos también problemas económicos y no podemos optar por 80 bailarines. De los 58 tenemos que escoger muy bien al utilizar los dos estilos.
Carlos Molina advierte:
  • El poder bailar diferentes estilos te enriquece mucho, pero es que también resuelve el aspecto financiero. Puedes acceder a diversos públicos que es del que obtienes el dinero. Es la única forma de poder financiarte.

El repertorio de la compañía durante la temporada suele ofrecer tres ballets clásicos y tres contemporáneos. Esto permite poder desarrollar los diversos estilos en el bailarín.

LA SYLPHIDE

Mikko Nissinen confiesa.

  • Estoy muy orgulloso de mis bailarines y contento de que puedan ver lo que hacemos en Estados Unidos y deseos de poder volver.

Mikko es partidario de que las actuales compañías de Ballet no se pueden ceñir a lo clásico o lo contemporáneo, sino que han de combinar los dos estilos. El público lo pide, según él, y en España también.

Esta gira del Boston Ballet  es la primera gira internacional desde 1991.


José Ramón Díaz Sande
Copyright©diazsande


Centro Cultural Conde Duque
Conde Duque, 11
28015 - Madrid
Tel: 91 588 58 24
Distrito: CENTRO
BARRIO: UNIVERSIDAD
Zona: Noviciado
Metro: Plaza de España, San Bernardo, Ventura Rodríguez
Autobús: 1, 2, 21, 44, 74, 133, 147, 202, C
www.munimadrid.es/condeduque

 

Última actualización el Martes, 11 de Mayo de 2010 15:42