El Café. La Comedia del dinero. Fassbinder. Entrevista Imprimir
Escrito por José R. Díaz Sande   
Miércoles, 27 de Febrero de 2013 12:54

EL CAFÉ
LA COMEDIA DEL DINERO
 
GOLDONI + FASSBINDER + DAN JEMMET
 
 
FOTO BASE JEMMET: ROS RIBAS
www.madridteatro.net
 
En España a La bottega del caffé de Carlos Goldoni, la conocemos bajo el título de El Café. Se estrenó en Mantua (2 - V - 1750) y se adentra en los vicios, miserias y ambiciones de una serie de personajes. Está inspirada en personajes reales. En 1970, Rainer Werner Fassbinder, el que después conocimos con contestatario cineasta alemán, adaptada la obra para televisión (RWF) con el título Das Kaffehaus con los actores de su "antiteato"Margit Carstensen, Ingrid Caven, Kurt Raab, Harry Baer, Hans Hirschmüller, Günther Kaufmann, Peter Moland - y su actriz fetiche: Hanna Schygulla. La primera versión para teatro la escribió Fassbinder en 1960. Esa versión daba la vuelta a la obra original de Goldoni, y ahora Dan Jemmett, director de este nuevo montaje, vuelve a darle otra vuelta más trayéndola a nuestra situación actual.
 
PRODUCCIÓN ATÍPICA
 
LUCÍA QUINTANA
FOTO: ROS RIBAS
Este Café del Teatro de la Abadía viene envuelta en una atmósfera especial que José Luis Gómez, director artístico del Teatro de la Abadía, califica de:
 
·         Se trata de una situación especial este proyecto Fassbinder, ya que contra todos los vientos se ha podido poner en pie. Con algunos esfuerzos se ha podido poner en pie gracias a los actores, a Dan Jemmett, que es un director ya familiar en el Teatro de la Abadía, y al Instituto Goethe, el cual ha sido fundamental en mi trabajo para sobrevivir los primeros años al llegar a España. Fue una ayuda providencial.
 
José Luis Gómez recibió su formación teatral en Alemania y allí comenzó profesionalmente como actor.
 
·         Esta producción no hubiera podido salir adelante, ya que había que cancelarla por falta de producción, sino fuera por los actores que han renunciado a sus salarios y a los cachés e ir al riesgo de taquilla. Me hubiera gustado que no fuera así, pero caería el ciclo Fassbinder. Por eso, lo primero es mi agradecimiento a los actores.
 
LOS ACTORES AUTÉNTICOS CREADORES DE EL CAFÉ
 
Desde que han empezado los recortes institucionales el mundo cultural se ha visto tocado. Basta echar una visión al teatro y los montajes se han tenido que refugiar en obras a pocos personajes o bien deambular hacia la comedia para atraer público. Los teatros públicos han ofrecido sus locales a bajo coste, pero las compañías, incluyendo la Compañía Nacional de Danza, han ido a taquilla. A este panorama se ha sumado el famoso 21% de IVA.
 
Los actores son, pues los auténtico creadores de este Café. El actor Daniel Moreno, portavoz del resto - José Luis Alcobendas, Jesús Barranco, Miguel Cubero, Lino FerreiraLuis Moreno, Lidia Otón, María Pastor y Lucía Quintana - quiere dejar las cosas bien claras y para ello han publicado un Manifiesto en el que se enumeran una serie de fechas claves:
 
1.- Junio de 2012, firmas de cartas de compromiso de un grupo de actores para iniciar el 14 de enero de 2013 una relación laboral con el Teatro de La Abadía: la producción de El café de Fassbinder, dirigida por Dan Jemmett.
 
2.- Finales  de noviembre: se cancela la subvención acordada para el Teatro de la Abadía. Sumada a los sucesivos recortes a los que han tenido que proceder en la presente situación económica las instituciones que forman el Patronato, imposibilita la producción de este espectáculo.
 
3.- El 4 de diciembre de 2012 se cancela el proyecto.
 
MANIFIESTO DE LOS ACTORES DE EL CAFÉ
 
Ante esta situación económica, profesional los actores plantean al Teatro una propuesta de viabilidad

 

que consiste en arriesgar nuestro sueldo haciéndolo depender de los ingresos de taquilla. Una iniciativa actoral que supone una especial relación de producción solo ante esta situación excepcional.
 
Finalmente, y después de diversas reuniones con el teatro, la iniciativa y voluntad de todos, incluyendo al director de escena que se suma a este plan de viabilidad mediante una disminución de su salario, han hecho posible que el proyecto siga adelante.
 
Estamos convencidos de que la sociedad necesita, más en estos tiempos, reconocerse, cuestionarse, formarse, encontrar en las artes las preguntas necesarias que le inviten a la reflexión en el camino de forjarse un juicio crítico. Citando a Javier Marías: “Los que escriben y hacen cine, los que interpretan y componen música, todos ellos dan consuelo al término de la jornada. Lo dan incluso a quienes no frecuentan sus obras, porque el arte y las ficciones acaban por permear las existencias de todos aunque sea indirectamente. Son parte de nuestra formación como personas y, si no otras cosas, nos enseñan a pasar por la tierra con una dimensión imaginativa, a mi modo de ver necesaria para comprender lo que nos pasa, y útil para aguantarlo…” Aún expuestos a la realidad del mercado, arriesgamos nuestro sueldo y apostamos por proyectos como este, esperando a un público que nos escuche.

 
 
 
Daniel Moreno deja claro lo que supone esta toma de decisiones:
 
·         Esto es un proceso excepcional al ser un modelo de producción que cuenta sólo con la taquilla, que no se puede normalizar para Teatros con financiación pública. Debe de haber ayudas públicas, que no son subvenciones para que los actores vivan de eso, de "mamandurrias" - expresión popularizada por la antigua alcaldes de Madrid Esperanza Aguirre - sino que son subvenciones a la cultura que llega al espectador. Gracias a estas ayudas se pueden llegar a proyectos imposibles para la iniciativa privada.
 
JOSÉ LUIS ALCOBENDAS / JESÚS BARRANCO
FOTO: VIDEO PROMOCIONAL
Daniel Moreno insiste en que esta decisión es excepcional y sólo para el momento de crisis en que vivimos.
 
·         Ha habido un bombardeo continuo insistiendo en que no hay alternativas. "No se puede, no hay dinero", se nos dijo. Y sí se puede. hay otras posibilidades. El dejar este proyecto en un cajón es asumir un proceso compartido tan común en nuestra sociedad que no busca alternativas. El estar aquí y apostar por este proyecto nos hace pensar que hay otra manera de hacer teatro y no vale el "no se puede". Hay otras cosas que sí se pueden hacer.
 
¿POR QUÉ FASSBINDER?
 
Fassbinder fue en la cinematografía de los años setenta y ochenta toda una revelación. Irrumpía en el cine con una visión rompedora. El que ahora la Abadía se haya fijado en él, según José Luis Gómez:
 
·         Fassbinder es un revulsivo, un cometa fugaz que aparece en el teatro europeo de los años sesenta. En el teatro europeo hay cantidad de teatros, actores, elencos estables y hay una gran irradiación teatral. En medio de todo esto surge un cometa, que se convierte en un ciclón, como es Fassbinder. En un sótano de Munich de 50 localidades, el antiteatro arrancó con este nombre en 1968 y se disolvió en 1971, de modo que el grueso de la actividad teatral de Fassbinder es anterior a su trabajo en cine. El ritmo de producción era muy alto: tan sólo en 1969 realizaron cinco obras de teatro y cuatro películas. En los años setenta está en Bremen en uno de los teatros más animosos, inquietos e intranquilos del país y en él se cobija todo un elenco de teatro, bajo el icono Fassbinder para hacer una obra de repertorio clásico en formato de Teatro a la Italiana: El café de Carlos Goldoni. La obra burguesa, de crítica social, tranquila y culta de Goldoni, Fassbinder la toma y busca el subtexto, del cual saca un mundo de relaciones personales a través del dinero, la codicia, la satisfacción inmediata de la carnalidad. Poco después el Teatro de la Torre (Frankfurt) contrata a Fassbinder con un elenco estable que trabaja al estilo del "antiteatro".  
 
DOBLE ESTRENO: TRADUCCIÓN Y REPRESENTACIÓN
 
En esta producción colabora el Goethe-Institut Madrid, cuya directora es Magaretta Hanschilb. El colaborar en esta obra de Fassbinder supone:
 
·         ... un placer el pode estar en la Abadía con esta obra. Como directora del Goethe-Institut, desde que existimos hemos mantenido relaciones con el Círculo de Bellas Artes y la Abadía. Es importantísimo el estar aquí la tres instituciones. Trabajamos juntos hace muchos años, pero ahora lo hacemos con las Artes Escénicas, faltaría la de danza. El Café de Fassbinder ha sido traducido al español hace décadas, pero nunca se ha representado en España ni en Sudamérica. La traducción que presentamos es nueva y actualizada. Por lo tanto se trata de dos estrenos: la traducción y la representación. Estoy muy agradecida a los actores porque han hecho todo lo posible por ponerlo en escena.
 
FOTO: ROS RIBAS
 
MÁS ALLA DEL TEATRO DE FASSBINDER
EN EL CÍRCULO DE BELLAS ARTES
 
El Círculo de Bellas Artes se enrola en el proyecto Fassbinder, ya que va más allá de la mera representación teatral, pues incluye un ciclo de cine Fassbinder. . Juan Barja, director del Círculo recuerda:
 
·         Llevo muchos años viendo a José Luis Gómez en cine y en teatro. Vi el estreno de La familia de Pascual Duarte  y la Irresistible ascensión de Arturo Pi. Me gusta escucharlo y verlo, y su mejor obra es el discurso que pronunció con motivo de ser nombrado Doctor Honoris Causa en la Universidad Complutense de Madrid. Es de alabar el que los actores renunciasen a su remuneración y a sus cachés y que José Luis no se arredrara. Hay políticos oportunistas que se alegran de estos gestos. No estoy de acuerdo. Si la situación económica es tal que tenemos que estar juntos por razones económicas, yo no me alegro. Desde hace tiempo estamos juntos con el Goethe-Institut, pero no por esas razones económicas. El que trabajemos juntos no significan lo que algunos ven como positivo y llegan a decir que "es estupendo que pasen estas cosas para la cultura", cuando, por otro lado,  se está dando dinero a las empresas, bancos etc... Se insulta a la cultura cuando se le critica por estar subvencionada. Me alegro el que los actores defiendan su profesión, y con esta obra y nueva traducción. Será estupendo.
 
MARÍA PASTOR
FOTO: VIDEO PROMOCIONAL
LIDIA OTÓN
FOTO: ROS RIBAS
Con respecto a la elección de Fassbinder, Juan Barja destaca que:
 
·         Fassbinder convierte la obra burguesa de Goldoni en otra cosa. De Fassbinder hemos hecho en el Círculo varios ciclos. En estos últimos cincuenta años, para mí, han habido dos personas importantes: Fassbinder en Alemania y Pasolinien Italia. Tras dejar el teatro Fassbinder realizó doce películas y el resto, unas cuarenta, para televisión. El que recurramos a él es porque tiene algo especial: el saber agrupar y entrelazar y tocar diversos temas: de género, sobre las historias de Alemania y Europa en su obra televisiva, los desastres de la postguerra, temas políticos como sucede en La ley del más fuerte, la emigración, los matrimonios de distintas razas... En esto consiste este captar y entrelazar. Curiosamente si separamos el apellido en Fass y binder , "Fass", en alemán, quiere decir coger y "binder", aglutinación.
 
Se ha encargado la dirección a un director inglés que vive en Francia desde 1998. El motivo, según José Luis:
 
·         Intentamos que fuera un director español, pero la desconstrucción de un texto y sacar a la luz lo que hay en el texto no es frecuente en nuestro país. De ahí recurrir a Dan Jemmet.
 
DAN JEMMET: EL DESCONSTRUCTOR DE FASSBINDER
 
Dan Jemmett, que ha dirigido en dos ocasiones la Comédie Française, dirige también en otros países. En España se han podido ver cuatro de sus montajes en el marco del Festival de Otoño: Shake , basado en Noche de Reyes de Shakespeare, galardonado con el Premio de la Crítica francesa al “espectáculo revelación”, estrenado en el Théâtre de la Ville parisino y representado en 2002 en La Abadía; Dog Face (CLIKEAR), versión libre de The changeling, que asimismo pudo verse en La Abadía (2005); The little Match (CLIKEAR) Girl, a partir del cuento de la cerillera de Andersen, con The Tiger Lillies (2006) y The complete Works of Billy the Kid, a partir de la novela de Michael Ondaatje, con el Quantum Theatre de Pittsburgh (2007).
 
En 2008 La Abadía le invitó a dirigir El Burlador de Sevillacon un reparto español, una puesta en escena llena de ingenio alrededor de un Don Juan poco ortodoxo.
 
·         A pesar de las dificultades económicas, estoy encantando de estar aquí y agradecido a la Abadía- declara Dan Jemmett, inevitablemente, aludiendo a la suspensión de la subvención. La decisión de poner es escena El Café de Fassbinder es esencial y valiente. Trabajando con estos actores de la obra es ahora más pertinente que hace 40 años trabajando con los actores en Alemania, cuando se estrenó. A pesar de la desconstrucción de la comedia de Goldoni por Fassbinder, la idea de lo que ocurre en un café, significaba algo para él. Hace días leyendo, en Inglaterra, un periódico que había en un café, cuyo título no recuerdo, anunciaba tres puestos de trabajo. Se paga a 7 libras la hora. Se presentaron 1.900 personas para el puesto de trabajo. Así pues la idea de poner en escena El Café de Fassbinder, siendo todavía válido su trabajo, necesitaba otra mirada para ahora. Tengo que agradecer a los actores el que me hayan acompañado en este viaje por encontrar otra forma.
 
Adentrarse en una nueva forma no es fácil, según Dan Jemmett, ya que la elaboración de Fassbinder afectaba a todo, hasta en los diálogos que eran suyos totalmente. De Goldoni quedaba la situación y los personajes.
 
·         No es fácil pues al leer El Café de Fassbinder, te das cuenta que es la escritura de un director y, por lo tanto, la obra escrita no funciona como pieza literaria. Lo que resulta interesante es descubrir lo que había debajo de la obra de Goldoni, que s la propuesta que le interesó y esto es lo que quería contar. Hemos buscado ser fieles al espíritu de Fassbinder, quien buscaba su propio lenguaje y actualidad.
 
FOTO: ROS RIBAS
 
Es doble desconstrucción de la escritura, primero Goldoni por Fassbinder, y luego Fassbinder por Dan Jemmet supone, según José Luis Gómez:
 
·         La relación de los personajes entre sí y en el espacio está profundamente alterada, y también en los hábitos del espectador de este país que es el poco esfuerzo que hace. Propuestas como éstas no se prodigan en los teatros españoles, las cuales tienen que ver con eso del miedo a que "el público no venga". Esta desconstrucción es áspera, incómoda, estimulante y renovadora si se tiene los ojos abiertos o el corazón abierto. 
 
¿OBRA DE JUVENTUD?
 
EsteCaféde Fassbinder es obra de juventud. Tenía 24 años. Lo que podía influir la juventud sobre la elección de este texto no lo tiene clara Dan Jemmet:
 
·        
DAN JEMMETT
FOTO: ROS RIBAS
No soy experto en Fassbinder, pero tengo la sensación al ver su trabajo en el Antiteatro, y ahora al acercarme a él por primera vez con este montaje, infiero que la elección de Goldoni no era algo inocente. El teatro del s. XVIII que decide atacar a la sociedad de esta manera, es una crítica a la actualidad que vive Goldoni y, por lo tanto, Goldoni ya transgrede la "Commedia dell'arte" introduciendo la comedia de costumbres para criticar a la sociedad burguesa en que vive. Es lógico, pues, que Fassbinder la eligiera. Es un trabajo muy sutil y con esta obra pasa del "antiteatro" que es más duro, a un espíritu más leal a Goldoni. Sigue la intriga de la obra pero de una manera subversiva y muy poderosa. Goldoni criticaba la sociedad veneciana, pero queda la posibilidad de una ética: el café y la persona que lo dirige. En Fassbinder todo el mundo está corrompido a excepción del criado, así que el proyecto era llevar al público burgués algo que pudieran reconocer y usarlo para criticar a ese mismo público.
 
Juan Barja añade:
 
·         La juventud no es la adolescencia, pues a ésta última le falta algo. A la juventud no. Si tenemos en cuenta que Fassbinder muere con 37 años, los 24 años vienen a cubrir, aproximadamente, el 50% de su vida. Es, pues, una obra madura. Es maduro desde el principio. Yo creo poco en la tesis de la evolución de las ideas. Al revés, vemos a bastantes viejos, en España, diciendo tonterías. En Alemania, en aquella época, jóvenes como Fassbinder en Alemania o Pasolini en Italia, hay pocos. El resto están más preocupados por el consumo. En España, actualmente, hay gentes con un trabajo más excelente en el mundo de la cultura, que en los gobiernos y en los bancos.
 
LA CULTURA ESPAÑOLA CARCOMIDA POR LA POLILLA
 
·         La avalancha del consumo - añade José Luis Gómez -, ha caído sobre toda Europa. A unos les ha acogido más preparados para poder resistir y a nosotros poco preparados. La educación cultural española es mucho menos que la de Europa. No es frecuente la lectura de libros, el asistir a conciertos y a los teatros. El consumo cultural europeo, Francia, Alemania, Italia, Noruega, Dinamarca, Polonia etc... es muchísimo más alto. Hay más consumo porque hay una estructura, en los ciudadanos, más competitiva y educacional, pero que se está desmontando. Donde no la había, como en España, se quita y esto es lo grave. Es algo insidioso, subterráneo, que no salta a la luz como lo hace la falta de trabajo. Es una polilla pura que carcome las maderas del tejado. Una polilla que no hacer ruido y apenas se nota. Este esfuerzo hecho por los actores por sacara adelante El Café, puede que nos encontremos con la falta de interés por parte de las clases medias españolas. Quiere decir que la corriente va en una dirección y nosotros en otra. Es ir a contracorriente. Hay que ser conscientes de esto y manifestar esa corriente subterránea, que hace que la madera esté carcomida. Las estructuras están fosilizadas. Esto es lo que siento en el ámbito de la cultura y su consumo. Durante años hemos trabajado por hacerlo lo mejor posible, para ayudar a los receptores y hacer que puedan discernir.
 
MARÍA PASTOR / DANIEL MORENO
FOTO: ROS RIBAS
Magaretta Hanschilb matiza este desfase entre España y Alemania.
 
·         Fassbinder creó su obra en un clima de los años sesenta, pero no era muy positivo para aquel momento. Hoy en Alemania estamos cambiando, pero no permite artistas radicales como lo fue Fassbinder en su época. Con esto critico a mi propio país.
 
 QUE EL ESPECTADOR SE LLEVE INQUIETUD
 
Según Daniel Moreno lo que puede inyectar de savia nueva al espectador es
 
·         difícil de decir. Nosotros estamos aquí arriba, sobre el escenario, y no lo vivenciamos como los espectadores. Lo que se pone de manifiesto en la obra es lo de hoy: el afán de dinero que nos radicaliza cada vez más. No se puede hacer teatro al uso, cuando todo se desmorona. No es una obra para entenderla, sino para sentirla y vivenciarla. Que el espectador se lleve una inquietud. Habrá otros que se sientan felices. Se trata de asistir a un evento y no sólo a una representación teatral. Es un evento que participa de un acontecimiento real y tratado con la acidez de la comedia. Se pretende que más tarde pase algo en el espectador y éste no sea un simple observador.
 
Dan Jemmet añade:
 
·         Lo que estamos haciendo hasta ahora es mostrar el trabajo. Veremos cómo afecta o mueve al público
 
HUMOR EN FASSBINDER, PERO NO DIVERTIDO COMO EN GOLDONI
 
En las comedias de Goldoni a pesar de la crítica social que aparece en ellas, hace que nos riamos. No le falta el sentido del humor.
 
·         En Goldoni- aclara Dan Jemmett - ese humor lo usa como diversión e introduce elementos de comedia que gustan, pero en Fassbinder no existe ese tipo de humor. Es un retrato más parecido al infierno. Pueden quedar restos de ese humor, pero no es esencialmente divertido. La risa fácil del teatro burgués, Fassbinder la quería destruir. 
 


José Ramón Díaz Sande
Copyright©diazsande

 

 

Última actualización el Domingo, 07 de Abril de 2013 06:48