Zarzuelas en la Villa. Entrevista Imprimir
Escrito por José R. Díaz Sande   
Viernes, 07 de Diciembre de 2012 11:23
 
ZARZUELAS EN LA VILLA
DEL CAMERINO AL ESCENARIO

ZARZUELAS EN LA VILLA
DEL CAMERINO AL ESCENARIO
DEL ESCENARIO AL CAMERINO

 
CELSA TAMAYO AL PIANO
 www.madridteatro.net
 
El Teatro Fernán Gómez, desde siempre, se ha llevado bien con la Zarzuela. Años atrás era obligada la cita en los Veranos de la Villa. Posteriormente, a lo largo del año, siempre había un hueco para ubicarla de diversas formas: completas, antologías, homenaje a un compositor… Ahora vuelve con una forma nueva, apuntada en el Viva Verdi (CLIKEAR) con la que se inauguró la temporada del Teatro Fernán Gómez. En aquella ocasión la selección de obras de Verdi seguía el criterio de la “revolución”, tema muy querido por el compositor, cuyos coros terminaron ser himnos de protesta y liberación contra los austríacos.
 
TRES DIVERTIDOS CAMERINOS
 
Zarzuelas en la villa se presenta con una variante en su formato:  
·        
MIGUEL BORRALLO / MERCEDES ARCURI / CELSA TAMAYO
SANDRA FERRÁNDEZ / CÉSAR SAN MARTÍN
Transcurre en el “set” de un camerino – especifica Ángel Roger, director y dramaturgo de este espectáculo. Son tres camerinos y en ellos asistimos a la conversación de cantantes jóvenes, y ello nos permite hilvanar dúos y romanzas. Es una vuelta de tuerca a lo que podría ser un recital, porque esa una gala lírica escenificada y sigue la fórmula del “teatro dentro del teatro”, que no es nueva y se puede encontrar en Sunset Boulevard, Chorus line y tantas otras. Todo se desarrolla en un doble espacio: el escenario y un gran camerino.
 
Elegir el camerino viene motivado, según Ángel
·         …porque el camerino es un lugar de tránsito. Es lugar extraño. Ni sala de estar, ni apto para descansar. En ellos los artistas entran y salen de sus personajes. Allí se dan los más increíbles delirios que la bondad o maldad de un ser humano es capaz de inventar. La historia de los camerinos es la historia de la profesión, y, aquí, la historia de la profesión de los cantantes líricos llena de humor y con un rico anecdotario relacionado con la vida y la profesión.
 
Ángel Roger es Director de la RESAD (Real Escuela superior de Arte Dramático de Madrid), Doctor en Historia del Arte por la Universidad Complutense y licenciado por la RESAD. Es profesor titular de Espacio Escénico y de Historia de la Escenografía y las Artes del Espectáculo.
 
·         La idea es una excusa para bucear en el repertorio más hermoso de zarzuela. Yo lo he oído desde pequeño en mi casa, y pienso que puede llegar a la gente joven. Actualmente ya no existen Compañías de Zarzuela de Repertorio. Inventamos esta historia que se mete en un camerino y contamos estas historias. Los personajes son un tenor, que tiene miedo a los agudos; una soprano que vive entre perfumes y sueña con “rol” en la ópera, y un barítono al que le apasiona el fútbol, (es un guiño a Iniesta), y Manolete - el mítico torero cordobés -, cuya obsesión es acostarse con la soprano.
 
El vestuario que aparece en el camerino es importante pues nos tienen una referencia a los personajes.
 
·         Es un trabajo muy en equipo – añade Ángel -, y no es una producción al uso con un empresario al frente. Somos unos compañeros de profesión, que amamos nuestra profesión y la música.
 
JÓVENES CANTANTES PARA UN GÉNERO ETERNO
 
 
 MERCEDES ARCURI
Los cantantes, todos ellos jóvenes, son Mercedes Arcuri y Sandra Fernández como sopranos; Julio Morales y Miguel Borrallo, como tenores, y César San Martín y Antonio Torres, como barítonos. No deja de llamar la atención el que jóvenes cantantes se interesen por la lírica, cuando es una generación que no vivido los años dorados de la Zarzuela, que han quedado muy atrás.
 
Miguel Borrallo se ha formado vocalmente con Ángeles Chamorro, Suso Mariátegui y Edelmiro Arnaltes. Ha actuado como solista en el Teatro Real: Don Carlo de G. Verdi, Desde la casa de los muertos de L. Janacek con José Van Dam, Luisa Fernanda de F. Moreno Torroba en la versión de Plácido Domingo. En la Ópera Nacional de París ha participado en La Traviata, Manón, Il trovatore… Ha realizado recitales líricos con guitarra clásica española con Carlos Wernicke. En Zarzuelas de la Villa interpreta al tenor que teme a los agudos:
 
·         Yo canto porque es lo que me gusta. Creo que hay que dar impulso a la zarzuela, es algo imprescindible. La ópera está más presente. He interpretado Zarzuela fuera de España y he visto lo que gusta. Se valora más que en España. El elenco que aquí se ha reunido es espectacular.
 
El barítono, un tanto salidillo, es César San Martín cuyo papel alterna con Antonio Torres. Se forma con Lola Bosom, Teresa Berganza, Ana Luis Chova y Raúl Giménez En 2004 ingresa en la Escuela Superior de Canto de Madrid. Finalista en concurso Ciudad de Zamora y Pedro Lavirgen (2007), fue ganador del Concurso Internacional de Canto de la Ciudad de Logroño (2008). En 2008 debuta en el Teatro Real de Madrid como Figaro en Il Barbieri di Siviglia (CLIKEAR), y en el 2009/10 regresa con la Vera Costanza.
 
·         Quisiera subrayar que el espectáculo está muy cercano al público y lo recibirá con más energía. Es mucho más sencillo y ello crea sensaciones. Al estar cerca y no tener que proyectar la voz, permite matices pianos más extremos, que no se pueden hacer en un teatro grande.
 
El papel de la soprano se alterna entre Mercedes Arcuri y Sandra Fernández.
 
Mercedes (Argentina) estudió canto con Inés Dupén y Horacio Amauri. Curso Dirección orquestal en la Universidad Católica Argentina y en el Instituto Superior de Arte del Teatro Colón (Buenos Aires). Ha interpretado diversos papeles operísticos y desde 2003 reside en Madrid. En el Teatro Real ha participado, en los festejos del Día Europeo de la Ópera 2012 y en la XVII Gala Lírica junto a la Orquesta de Radiotelevisión Española. Fue ganadora del segundo premio en el concurso internacional de Canto de Logroño 2009. En 2011 fue Le Feu y Le Rossignol en L’Enfant et les Sortilèges de Ravel, dirigido por Didier Puntos (CLIKEAR). Ángel Roger la califica como una “gran soprano de Bellini”.
 
·         Soy argentina, de padres españoles y de chica oía a mis padres y a mi abuela cantar zarzuela. Lo único que sabía de la zarzuela es que era una música, pero nada más. En España he descubierto que es un género cómico estupendo y con unas arias estupendas. En estos 10 años que llevo viviendo en España me he ido empapándome del estilo.
 
Sandra Fernández, valenciana, estudió con Ana Luisa Chova en el Conservatorio Superior de Música de Valencia. Prosiguió los estudios con Elena Obraztsova, Victoria de los Ángeles, Alejandra Zabala… Ganó el primer premio en el Concurso Nacional Villa de Abarán en el Concurso Internacional de Canto Ciudad de Logroño. Premio Ópera Actual a la Mejor Cantante Joven Española (2007). Ha cantado Margared de Roy (Lis de Lalo), la Giuletta de Les Contes D’Hoffmann, El puñao de Rosas, Las Leandras… pariticipa en los conciertos inaugurales del Palu de les Arts y en L’Enfant et les sortilèges, bajo la dirección de Lorin Maazel.
 
·         Llevo muchos años cantando y éste es un proyecto diferente. El repertorio está superpensado para que disfruten los que conocen el género y los que no lo conocen. Yo soy de Crevillente, y cantaba en el coro y de zarzuela tenía poca idea. A los 17 años me pidieron que cantase El Puñao de Rosas. Me lo estudié y lo canté. Después seguí con La Verbena de la Paloma, y a partir de entonces me enganché.
 
QUITAR LA CASPA A LA ZARZUELA
 
SANDRA FERRÁNDEZ / CÉSAR SAN MARTÍN
Celsa Tamayo (Granada)  acompaña al piano a las composiciones musicales y lleva la dirección musical. Sobrina de José Tamayo – director de teatro que revolucionó la escena española de los años cincuenta y creador de la Antología de la Zarzuela -, es maestra repertorista del Teatro Lírico Nacional La Zarzuela, durante diez temporadas. Es especialista en música de cámara y acompañamiento de cantantes líricos. Siendo Emilio Sagi, director artístico del Teatro Real, fue asistente de dirección artística. Colabora con la casa discográfica Audivis en la grabación de Luisa Fernanda (Plácido domungo), La Verbena de la Paloma (Plácido domingo y María Bayo), Goyescas (María Bayo y Ramón Vargas), Marina (María Bayo y A. Kraus). Con Sony colabora en Doña Francisquita (Plácido domingo), y con la Deustch Gramophon El Gato Montés (Plácido Domingo). Ha trabajado en diversas producciones de ópera y zarzuela bajo diversos directores musicales.
 
·         Estoy muy vinculada a José Tamayo, mi tío. Nací en un teatro y en la casa de un genio. Mi padre me llevaba a ver los ensayos de mi tío. Oí a todos los grandes cantantes. Los oía desde pequeñita, pero no imaginaba hasta dónde yo pudiera llegar. Yo era pianista y no sabía cómo entrar en el mundo de la lírica. Terminé por ser maestra repertorista en el Teatro Real y el de la Zarzuela.
 
Ante el hecho de que la zarzuela esté en entredicho y no sea apetitosa para un tipo de público, es según Celsa:
 
·         Es porque se hace mal. Hay que quitarle la caspa. Tenemos la obligación de recuperar la zarzuela. Zarzuelas en la Villa recurre a un repertorio y música inhabitual, que da ritmo al espectáculo. Varias de las romanzas o dúos se tienen en el recuerdo, pero otras no como Cecilia Valdés, las granadinas de Los emigrantes o los tanguillos de Los dos ciegos. Con este repertorio que ofrecemos se puede entender hasta dónde llega el mundo de la zarzuela.
 
¿QUÉ LE GUSTARÍA A MI MADRE Y A MIS SOBRINOS?
 
 
 MIGUEL BORRALLO
La asesoría para la elección del repertorio se debe a Julio Morales y el criterio fue combinar composiciones conocidas y otras lo que no lo son.
 
·         Para elegir el repertorio – añade Ángel -, recordaba los dúos y romanzas que cantaba mi padre. De ahí ha salido todo. Después vino la pregunta ¿Qué le gustaría a mi madre y a mis sobrinos?
 
La redacción del texto se debe al propio Ángel, pero
·         Se ha ido perfilando a través de los ensayos, pues yo creo en el “trabajo en proceso”. Al haber doble reparto cada cantante de lo suyo propio y salen cosas distintas que luego se valoraban y ello ha modificado el texto. En los camerinos se desarrollan anécdotas de siempre y otras escuchadas por un Conserje con motivo de La Traviata. Hay anécdotas de verdad que se recuerdan y otras que son chistes de toda la vida. A los más teatreros les hará más gracias.
 
Una de las características que Ángel resalta en los cantantes es su innata inestabilidad.
·         Yo disfruto mucho con los cantantes, aunque dan mucha guerra, pues pasan de lo más optimista a lo más pesimista. Esto es lógico porque llevan con ellos su instrumento, la voz, y al cantar es como dar un salto mortal. Por eso entiendo sus manías y los adoro. Todo este mundo lo exponen en el camerino.
 
LA ESQUIZOFRENIA DEL ACTOR
 
Una de las dificultades de la interpretación en este proyecto es el desdoblamiento de personalidades.
·         En cualquier obra de teatro al uso, el actor encarna un personaje y permanece con él hasta que cae el telón – advierte Ángel. En este caso el cantante interpreta un rol mientras canta y oro distinto al entrar en el camerino. Ha sido, por eso, un trabajo interpretativo difícil.
 
·         En este aspecto – ataja Miguel BorralloÁngel nos ha ayudado mucho, pues es opinión general que los cantantes como intérpretes son malos, ya que es difícil pasar de la parte cantada a la hablada, pues se requiere diversa colocación de la voz.
 
 


José Ramón Díaz Sande
Copyright©diazsande

 

 

Última actualización el Sábado, 08 de Diciembre de 2012 10:01