Il Prigioniero y Suor Angelica. T. Real. Entrevista Imprimir
Escrito por José R. Díaz Sande   
Viernes, 02 de Noviembre de 2012 13:00
 
IL PRIGIONIERO  / SUOR ANGÉLICA
CRUELDAD HUMANA SIN LÍMITES

IL PRIGIONIERO
y
SUOR ANGÉLICA
CRUELDAD HUMANA SIN LÍMITES

 
 FOTO BASE: JAVIERDEL REAL
www.madridteatro.net
 
 
Dos óperas italianas del s. XX, Il Prigionero (El prisionero) (1944 - 1948) y Suor Angelica (Sor Angélica) (14 - XII - 1918) conforman este programa doble del Teatro Real, que dirige Lluis Pasqual , quien ya dirigió en el Teatro Real, Don Giovanni (2003) y Tristán e Isolda (2008).
 
IL PRIGIONIERO
VITO PRIANTE
SUOR ANGELICA
VERONIKA DZHIOEVA
FOTOS: JAVIER DEL REAL
Il Prigionero, no muy habitual en el repertorio operístico, se estrenó en versión de concierto en la RAI (Radio Televisión Italiana) en 1949por la Orquesta y Coro de Turín dirigidos por Hermann Scherchen. El 20 de mayo de 1950 se estrenaba la versión escénica en el Teatro Comunale de Florencia, también dirigida por Hermann Scherchen. En 2008 se presentaba en París junto a la Oda a Napoleón de Arnold Shönberg. A España llegó en el 2010 - versión de concierto por la Orquesta de Córdoba, dirigida por Santiago Serrate -, en el Teatro de la Maestranza de Sevilla,
 
Il Prigionero del compositor Luigi Dallapiccola (1904 - 1975), es una ópera en un acto, dividida en cuatro escenas, con una duración de 50 minutos, cuyo libreto es del propio compositor. Aborda el tema de la Inquisición en Zaragoza en la segunda mitad del siglo XVI.Los materiales que utilizado para la redacción del texto han sido varios:
 
·         La tortura por la esperanza (1888), cuento de Villiers de l’Isle-Adam para la primera parte de la segunda escena.
·         el poema La Rose de l’Infante de Víctor Hugo, para el prólogo.
·         y por último, en una poesía de Lisa Pavarello incluida en E arrivato il cantastorie (1941), para la plegaria del Prisionero de la primera escena. La obra se divide cuatro escenas, y su duración es de 50 minutos, aproximadamente.
 
Suor Angelica con libretoGiovacchino Forzano. Esta ópera es la segunda ópera de Il trittico que sigue el esquema de la Divina Comedia de Dante Alighieri: Il Tabarro (El infierno), Suor Angelica (el purgatorio) y Gianni Schicchi (el cielo). las tres se estrenaron en el Metropolitan Opera House de Nueva York el 14 de diciembre de 1918.
 
HASTA DONDE PUEDE LLEGAR
LA CRUELDAD HUMANA
 
El denominador común que une a ambos títulos es la reflexión de
 
·         Hasta dónde puede llegar la crueldad humana - explica Lluis Pasqual -, y también porque las dos óperas se complementan. Son dos modos diversos de explicar el mecanismo represivo que alimenta la esperanza del recluso. Quien no tiene esperanzas puede, por ejemplo, suicidarse. La crueldad surge cuando se da esa esperanza, que te lleva a pensar que todos será compensado algún día o que el mal trago pasará y servirá para algo. En Il Prigionero es más cruel ya que el carcelero le "hermano" y le deja escapar. Se trata de la ley de fugas. dejan escapar al prisionero, pero se le dispara por la espalda. En Suor Angélica, queda menos patente, pero cuando ella piensa haber purgado su pegado en el encierro del convento y poder ver a su hijo. Se le comunica su muerte. Se da cuenta de que esos siete años no han servido para nada.
 
INCIDIR EN LA ACTUALIDAD
 
Il Prigionero formó maridaje con la Oda a Napoleón, cuando en el 2008 se estrenó en París. En aquella combinación, según Lluis Pasqual
 
·         Il Prigionero resultaba menos cruel, ya que la Oda a Napoleón es de una crudeza mayor. Al unirla aquí a Suor Angelica, Il Prigionero cobra mayor dureza. Tanto en un caso como en otro es una relectura con la que se pretende incidir en la actualidad. En su época el mundo de la ópera incidía en lo que sucedía en la sociedad en aquellos momentos. Tenemos, entre otros, el ejemplo de La Traviata, en su estreno. Se prohibió al día siguiente. Ahora hay que conseguir que produzcan un efecto similar. Es cierto que hay público que solamente va a re-escuchar lo que ya conoce y no le interesa la referencia a la actualidad. Esto es legítimo, pero se le debería pedir una actitud abierta a lo que sucede en el escenario. Tales posturas explican el enfrentamiento de públicos.
 
El buscar la actualidad en obras de otras épocas es, para Lluis Pasqual, algo importante:
 
·         Hay que explicar a la gente el mundo en el que habita, más allá de lo que nos transmite la televisión. Y esto también se puede hacer con la ópera. Shakespeare decía que el reflejo de la sociedad estaba en el teatro. Hoy está en la televisión, pero yo me niego a admitir que seamos como nos muestra la televisión. Somos muchas cosas más. Y si nos faltan esas cosas que hay más allá de la televisión, es como si nos faltara un brazo o una pierna.
 
 
 FOTO JAVIER DEL REAL

SUOR ANGELICA
AUXILIADORA TOELDANO / VERONICA DZHIOEVA
IL PRIGIONIERO
VITO PRIANTE
FOTOS: JAVIER DEL REAL
GIÑOS MUSICALES PUCCINIANOS DE DALLAPICCCOLA
 
Si parece razonable la unión de ambas óperas en cuanto al contenido, musicalmente plantean un interrogante: Puccini es de principios de siglo y Dallapiccola la compone en los años cuarenta. Dos compositores distantes en el tiempo.
 
·         No son músicas tan diferentes. Cuando escuchamos primeramente Il Prigioniero, reconocemos rasgos de un Puccini desarrollado. Dallapicccola, a pesar de ser dodecafónico italiano, no puede evitar su origen napolitano al escribir y se reencuentra con la melodía.
 
RECLUSIÓN LABERÍNTICA SIN SALIDA
 
La reclusión  que uniforma a Il Prigionero y Suor Angelica, viene expresado escénicamente mediante una Torre, inspirada en los dibujos imposibles del holandés Maurice Cornelis Escher.
 
·         Sobre todo los dibujos de escaleras infinitas. La torre es como una máquina de tortura, que refleja una estructura que crea un mundo cerrado en sí mismo, que no tiene salida. Es un mundo que por muchas vueltas que le des, jamás lograrás salir. La dos óperas participan de esa misma estructura. Sólo cambia el suelo. Para Suor Angelica el suelo está inundado de flores secas: flores que no darán, ya, fruto porque están muertas.
 
DOBLE REPARTO
La dirección musical corre a cargo de Ingo Metzmacher (Hannover). Trabajó en la Ópera de Fráncfort y en el Théâtre de la Monnaie de Bruselas, durante la dirección de Gerard Mortier. Desde 1997 y durante ocho temporadas dirigió musicalmente la Staatsoper de Hamburgo. En la actualidad es un director invitado, con frecuencia, en orquestas europeas de alto nivel.
 
Se ha contado con un doble reparto. En Il Prigionero, se alternan el bajo-barítono italiano Vito Priante, cuya especialización es cantar con destacados conjuntos barrocos. Ha cantado en los principales festivales y teatros de Europa. Rcientemente ha interpretado a Figaro en Le nozze di Figaro, en el Festival de Glyndebourne,  y a Prosdocino en Il Turco in Italia en la Nederlands Opera de Amsterdam.
 
Con Vito Priante se alterna con el barítono Georg Nigi, procedente del Coro de los Niños de Viena. Son especialmente reconocidas su interpretaciones de óperas del s. XX. Sus últimas actuaciones han sido en la Staatsoper de Berlín y en la Bayerische Staatsoper de Múnich, donde ha protagonizado Dionysos de Wolfgang Rihm y Wozzeck respectivamente.
 
Suor Angelica se lo alternan las sopranos  Veronika Dzhioeva y Julianna Di Giacomo.
 
Veronika debutó con Mimì (La Bohème) y a partir de entonces comenzó una exitosa carrera y la concesión de premios internacionales. Sus últimas interpretaciones han sido: Jaroslawa (Príncipe Igor) en Hamburgo y Donna Elvira (Don Giovanni) en Moscú. En el Teatro Real ha cantado Iolanta (CLIKEAR).
 
Julianna Di Giacomo (EEUU), ha ganado varios concursos de canto. Posee un amplio repertorio  y  Angelica, es uno de ellos. Recientemente ha interpretado a Donna Ana(Don Giovanni) en Los Ángeles y protagonizado Norma en Roma. En el Teatro Real ha cantado en Les Huguenots.
 
Los otros dos papeles centrales son el Carcelero y Gran Inquisor en Il Prigioniero y la Tía en Suor Angelica.
 
El tenor Donald Kaasch (Denver) es ese Carcelero y El Gran inquisidor. Fue admitido en el programa de jóvenes cantantes de la Lyric Opera de Chicago y de ahí saltó a escala internacional que le llevó al Metropolitan de Nueva York con La Clemenza di Tito. En el Teatro Real ha cantado en Boris Godunov (CLIKEAR) y Rise and Fall of the City of Mahagonny (CLIKEAR).
 
La Tía Princesa, que se alterna con la madre, en Suor Angelica, es la reconocida soprano dramática Deborah Polaski (Wisconsin).  Posee un amplio repertorio, en el que destacan sus interpretaciones las óperas de Wagner y Strauss. Son interpretaciones destacables: Isolda (Tristán e Isolde), Brünnhilde (Die Walküre) y Elektra (Elektra). En el Teatro Real ha cantado Kostelnička (Jenůfa) y la protagonista de Elektra.

DIBUJO : RELATIVIDAD
M. C. ESCHER
ESCENOGRAFÍA: I IL PRIGIONIERO-SUOR ANGELICA
FOTO: JAVIER DEL REAL
IL PRIGIONIERO
FOTO: JAVIER DEL REAL
 


José Ramón Díaz Sande
Copyright©diazsande

 

 

Última actualización el Domingo, 18 de Noviembre de 2012 17:20