Tríptico, o la desolación de Rafael Imprimir
Escrito por www.madridteatro.net   
Viernes, 25 de Noviembre de 2011 14:10
 

TRÍPTICO, O LA DESOLACIÓN DE RAFAEL

de JOAQUÍN GÓMEZ


 

TRÍPTICO, O LA DESOLACIÓN DE RAFAEL

de

JOAQUÍN GÓMEZ

 

por el grupo

BOMBÍN TEATRO

 

en la

SALA CALDERO DE COBRE

de

MADRID

 

Del 26 de Noviembre al 4 de diciembre de 2011
(Sábados y Domingos)

 

De Buenos Aires (Argentina) nos llega Tríptico, o La Desolación de Rafael, cuyo autor es Joaquín Gómez. Viene con buenas credenciales: buena acogida por parte del público y por la prensa independiente.

 


Rafael
está sentado en el medio de un escenario desolado. Va a ensayar una obra. Pronto comienza una multiplicación de su diversas facetas en un juego de espejos. ¿Es un sólo Rafael o son tres: Actor, escritor, director? ¿Son perspectivas distintas desde diverso ángulo?
 

 

SER O NO SER

 

JOAQUÍN GÓMEZ / FERNANDO ROCA
FOTO: ALBERTO RUIZ PÉREZ

La pregunta que se suscita, según sus creadores es:

 

·         ¿Cuál es el más fuerte? ¿El actor que da paso al escritor, o el director que sucede a ambos? Sobre ellos, la conciencia que - como un divino Godot - condiciona sus reacciones. Tres personalidades. Tres vocaciones que luchan por imponerse la una a la otra y en el medio el eterno conflicto del artista: ¿ser o no ser?

 

La fuente de la que bebe este Tríptico es de Samuel Becket y en concreto:

 

·         Esperando a Godot, que para nosotros es una obra emblemática, en su producción. A partir de dicho material Joaquín Gómez, el autor, crea una metáfora del actor y sus conflictos en su evolución como ser creativo.

 

Partiendo de Becket Joaquín desarrollo un universo que le lleva a hacer...

 

·         germinar una poesía en el espacio común. El espacio-tiempo de una historia perdida en los laberintos de la mente de un artista donde ya el hombre era verdugo del hombre, pero donde el azufre del misterio aún podía cambiar las energías de las almas. Un punto fatal en donde lo incomprensible hace convivir muy cerca la bendición con la creación como condena.

 

De este modo surge la "historia" de carácter trágico que, en realidad, está tomada de nuestra propia esencia. Más concretamente según sus creadores es:

 

·         Una historia que sabemos, pero que evitamos contar; que apenas soñamos o entrevemos cuando las trincheras racionales de la vida práctica nos dejan un resuello para convivir con nuestras más profundas esencias. En definitiva, una leyenda de nosotros mismos. El tiempo y el espacio imprecisable de un cuerpo solo, de una sola vida, de una misma historia que desagua en otros tiempos, otras historias, otros lares, otros cuerpos, otros sentimientos colectivos, más urbanos, pero tal vez, y a pesar de todo, de aquel mismo cuerpo.

 

JOAQUÍN GÓMEZ / IVÁN ESQUIVEL / FERNANDO ROCA
FOTO: ALBERTO RUIZ PÉREZ

 

A LA BÚSQUEDA DE UNA IDENTIDAD

 

Ante esta identidad partida surge la eterna pregunta : "¿Quién soy?" Ante tal interrogante comienza, lo que sus creadores llaman:

 

·         La búsqueda del ser, la necesidad de revelar los secretos de un oficio. Se trata de un juego inocente, pero no como una manera de ‘leer’ el mundo, sino como una carne de los lobos. Una nostalgia por lo que nunca fuimos. Un testimonio de nuestro retraimiento, de nuestra cobardía, de nuestra corrosiva culpa por haber dejado la aventura de ser lo que debimos ser.

 

Se trata, pues, de un dilema existencial que está montado...

 

·         sobre las frágiles y polvorientas ramitas socavadas por nuestras traiciones originales. Una implacable historia de la enajenación de aquel conocimiento poético que implicaba la verdadera intuición de las cosas. La historia de cómo dejar de ser. Cómo no ser. Un tiempo donde el hombre acepta desafíos. Un tiempo urgente y de riesgos. Un tiempo donde alguien muere siempre para que otro viva. Un punto casi ritual para el milagro, pues el milagro existe. Unos lo ven, otros lo ven en los que ven. Otros eligen no ver.

 

JUEGO DE ACTORES

 

Tríptico viene definida como una fábula naïf y, en el fondo, como un juego de actores

 

·         Los tres personajes - Rafael 1, Rafael 2 y Rafael 3 - se expresan en su alelamiento inocente, cargados de sus fallas y sus pequeñas grandes culpas, sus angustias y su no saber qué hacer. En el espacio desafiante de un escenario vacío, los tenues balbuceos de una acción irresuelta. La pregunta central sería:

 

¿Qué nos cabe hacer?

¿Qué ha sido de la tibia virtud de lo que éramos?

¿Cómo fue que la perdimos?

¿O hace cuánto no pensamos en ella?

 

MINIMALISMO ESCENOGRÁFICO

Y ATMÓSFERA ONÍRICA

 

 
 IVÁN ESQUIVEL
FOTO: ALBERTO RUIZ PÉREZ

La escenografía puede ser definida como "un espacio para el juego" o como una caja de sueños. " maquinaria del inconsciente colectivo donde aflora el conflicto en su dimensión integral".

 

·         No responde a conceptos decorativos, sino que opera como dispositivo de despegue hacia niveles profundos de búsqueda de la verdad ausente. Este dispositivo no obstante tiene una austera realización que sugiere plásticamente más que consumarse como forma.  

 

Todo se ciñe a la mesita escritorio del director, en el centro, que divide en dos planos simultáneos:

 

·         el del grupo (con un baúl que condensa el misterio de la obra toda, un cubo y una escalera como salvavidas del actor y del escritor) y el de la director. Este juego permite una fluctuación inmediata de un espacio a otro. Una puesta en abismo.

 

La iluminación nos remite a un pasado con su color sepia, trabajada por manchas puntuales: escalera, baúl, cubo, mesita. Con la luz se pretende un tono onírico.

 

Puntualmente también es el sonido, a base de golpes desarticulados.

 

A través de todos estos elementos se pretende buscar un tono que definen como:

 

·         de calma aparente. La tragedia se precipitará a escena en cualquier momento, pero sin embargo se modula en el ahora, se mezcla con la sonrisa apenas esbozada mientras una lagrima cae; es el grotesco.

 

JOAQUÍN GÓMEZ, DOBLETE EN TRÍPTICO

AUTOR E INTÉRPRETE

 

JOAQUÍN GÓMEZ

Joaquín Gómez (Gualeguaychú, Argentina) es actor, director teatral y dramaturgo. Sus primeros contactos con el mundo del teatro fue de la mano del hombre de teatro Rodolfo Graziano. Prendió el gusanillo y Joaquín ingresa en la  Escuela Municipal de Arte Dramático (Buenos Aires). Sigue su formación dramatúrgica con los dramaturgos: Armando Capalbo, Ricardo Monti y Agustina Gatto. A partir de entonces desarrollará sus tres facetas: actor, dramaturgo y director.

 

Como actor, Joaquín Gómez ha trabajado con los directores Alex Benn, Rodolfo Graziano, Sergio Kohan y Fanny Dimant. Como director crea en la ciudad de Buenos Aires el grupo Cunill - Caban, con el que estrena sus obras El Origen y Tríptico, o la desolación de Rafael, también llevó a escena el texto de José Luis Arce: La niña que moría a cada rato.

 

En este Tríptico, además de firmar la autoría, interpreta a uno de los Rafaeles.

 

DOS RAFAELES: MÉXICO Y ESPAÑA

 

Los otros dos Rafaeles son Iván Esquivel y Fernando Roca.

 

Iván Esquivel (Monterrey, México). Se formó, como actor en México. Completa su formación en Barcelona, donde realiza el curso de interpretación de cine y teatro en ¨UACE¨. Interpretaciones destacadas son: Crónica de una muerte anunciada, dirigido por Carlos Gueta (México.) Hamlet, con la dirección de Sergio Ávila (México) y Fuenteovejuna (Madrid)

 

   
ÍVÁN ESQUIVEL  FERNANDO ROCA

 

Fernando Roca (Algemesí, España). Se formó en la Escuela de Cristina Rota. Asiste a una serie de seminarios, completando su formación como intérprete. Ha formado para de la compañía de danza 10 y 10, Los Dedae, entre otros. Como actor ha intervenido en cortos de cine, serie telecisivas y teatro.  En teatro cabe destacar: Madre el drama padre, con dirección de Arturo Vernal, La importancia de llamarse Ernesto, con dirección de Paola B. El sueño de la razón, con dirección de Juan Olledo y Matar a Ingrid Bergman, con dirección Lorena Ruiz.

 

BOMBÍN TEATRO: PUENTE ENTRE LATINOAMÉRICA Y ESPAÑA

 

MIGUEL ÁNGEL BORRÁS

·         El nacimiento de Bombín Teatro surge de la necesidad de crear un espacio para el intercambio entre Latinoamérica y España con sede en Madrid. Nuestra finalidad es  mostrar la diversidad de los autores y estéticas. Tenemos un estilo propio y homogéneo en el que la maestría de cada uno de nosotros inventa una particular fusión de estilos. Una apuesta fundamental es la libre influencia y circulación de diferentes herencias vanguardistas.

 

Como asistente de dirección y de producción general de Bombín Teatro está Miguel Ángel Borrás, Argentina (Rosario, Argentina).  Se formó como actor con Roberto Allocco Garín y Joaquín Gómez. En el área de producción teatral, con el director y productor Yoska Lázaro en la ciudad de Buenos Aires. Realiza la asistencia y producción para las obras: La niña que moría a cada rato, Tríptico, o la desolación de Rafael (en su puesta de Buenos Aires) y El Origen.

 


 

FUNCIÓN

Sábado 26 y Domingo 27 Noviembre

Sábado 3 y Domingo 4 de Diciembre

 20:30 Hs.

 

PRECIO

10 €

 

Título: Tríptico, o la desolación de Rafael

Dramaturgia: Joaquín Gómez

Asistencia a la dirección y Producción General: Miguel Ángel Borrás

Diseño de Escenografía y Vestuario: Bombín teatro

Diseño Gráfico: Eduardo Grilli

Fotografía: Alberto Ruiz Pérez

Producción: Bombín Teatro. Grupo iberoamericano de creación teatral.

Intérpretes: Iván Esquivel, Joaquín Gómez, Fernando Roca

Dirección y Puesta en escena: Joaquín Gómez
Duración: 80 minutos (sin descanso).

Estreno en Madrid: Sala Caldero de Cobre, 26 - XI- 2011

 

 

Sala Caldero de Cobre

Avenida del Manzanares, 166

28019 - Madrid

Tf. 912 252 125

Metro: Marqués de Vadillo

Parking's (con descuento): Hotel Praga / Esteban Artega, 6, /
Marqués de Jura Real,1 

  

 

Última actualización el Lunes, 14 de Enero de 2013 19:25