Contactar

 

Sucia. Mestanza- Adeguer. Bella Batalla. T.A. PDF Imprimir E-mail
Escrito por José R. Díaz Sande   
Miércoles, 19 de Mayo de 2021 10:12

sucia cartel b   

SUCIA

Dramaturgia y dirección
 BÀRBARA MESTANZA

intérpretes
NACHO ALDEGUER, BÀRBARA MESTANZA

en el
TEATRO de LA ABADÍA
(SALA JOSÉ LUIS ALONSO)
de
MADRID

Uso de luces estroboscópicas.

Del 6 al 30 de mayo de 2021


- En España se registran 32 denuncias al día por agresión y abuso sexual.

- Durante el primer trimestre de 2020 se registró casi 100 denuncias más que el mismo trimestre del 2019, y con el confinamiento han aumentado los casos de abuso intrafamiliar más que nunca.

Bàrbara Mestanza, creadora emergente y con un discurso político muy potente, propone un juego de roles para denunciar el abuso sexual


sucia 18 b
NACHO ALDEGUER
FOTO: www.madridteatro.net

Sucia habla del abuso y pone el foco no sólo en la propia experiencia vivida por la víctima, sino en cómo recibimos este tipo de situaciones como sociedad. Cuando la víctima cuenta su experiencia, la primera reacción que surge por parte del mundo a menudo es clara: ¿por qué no hiciste nada? 

Sucia es la respuesta a esta pregunta.

sucia 33 b
BÀRBARA MESTANZA
FOTO: www.madridteatro.net
  sucia 8 b
  BÀRBARA MESTANZA
FOTO: www.madridteatro.net

La temática del abuso sexual ha proliferado desde hace años a través del teatro, el cine y la televisión, amén del mundo periodístico.  Es un pozo sin fondo, sobre todo en lo que concierne a posibles soluciones y aún más: ¿cómo erradicar algo que parece estar muy enraizado en el ser humano. Llama la atención no sólo que se vuelva sobre el tema, sino por qué ahora y qué aporta de novedad. Bàrbara Mestanza, responsable de la dramaturgia y dirección aclara que

Yo decidí hacer este espectáculo, porque después de una etapa de negación de mi propio abuso, de ponerlo debajo de la manta o debajo de la alfombra, cuando verbalizo por primera vez que ha pasado esto, reacciono ante la pregunta de la gente "¿por qué no hice nada?" y ahí se vuelve a marcar en mi piel la culpabilidad de una manera totalmente violenta, y no es porque la sociedad sea mala y quiera dudar de la víctima, sino  porque la sociedad y todas nosotras no estamos preparadas para asumir que alguien normal, entrecomillas, que no es un cliché de  víctima, es decir no es la doncella perdida en el bosque, que alguien como tu hermana,  tu madre o tu pareja ha podido sufrir algo así, aceptar algo así, eso es duro. Entonces ahí aparece la pegunta mágica :"¿POR QUÉ NO HICIESTE NADA?"

EL HOMBRE EJERCE LA VIOLENCIA
CONTINUAMENTE EN PEQUEÑAS COSAS

Bàrbara decidió contestar a esa pregunta que hacen y que se hace a sí misma.

Una pregunta que me hago continuamente

A nivel del espectáculo se cuenta con el elemento masculino, el cual interviene en cuanto que Bàrbara cayó en la cuenta de que había que hacer algo más drástico.

Eso más drástico era poner a un hombre en eso que nosotras vivimos 24 horas desde que nacemos y llevamos en la sangre por nuestras "ancestras". Decido coger a un hombre para que, de alguna manera, sufra en sus carnes lo que para nosotras es habitual. Empiezo a coquetear con esta idea antes de que surja Sucia y es cuando decido responder a la pregunta de "¿Por qué no hice nada?", cuando me doy cuenta de que es un buen momento de poner esto en práctica. 

  sucia 12 B
  NACHO ALDEGUER
FOTO: www.madridteatro.net

Nacho Aldeguer es el intérprete masculino de Sucia. Con respecto al por qué volver con un tema de sobras conocido subraya que

sigue siendo un problema. El que haya sido tocado tantas veces no quita que no se siga hablando. Cuando Bàrbara y yo nos conocimos y hablamos del proyecto  me gusta esta perspectiva de incluir al hombre, porque  la mayoría de los hombres frente al feminismo tenemos del de "¡Eh! Yo soy un tío bueno, no violo a gente, no soy la manada" Parece como que nos quedamos fuera del problema, y lo que he aprendido en este año de proceso es que por mucho que pensara que soy un buen tío y que no ejerzo violencia contra las mujeres, la ejerzo sin darme cuenta y todos la ejercemos  sin darnos cuenta en pequeña cosas que, para nosotros, son absolutamente normales como puede ser andar por la calle durante la noche y mirar a una chica que pasa, simplemente porque pasa como pasaría un tío y le mirarías igual, pero esa mirada puede "rayar" a esa chica. Sin embargo  no somos conscientes de la violencia que ejerce el cuerpo y el comportamiento masculino en la sociedad.  Es una toma de conciencia. 

Bárbara concede que se ha hablado muchísimo de este tema, pero la mujer sigue siendo titular de prensa en este aspecto, y números de estadística, pero hay otra dimensión: la estética del tema en cuanto

lo que tú entiendes por víctima y por agresor. Por agresor entiendes un hombre quenada tiene que ver contigo o un hombre malo, oscuro o que tiene un tipo de patología o un trauma que le conduce a hacer esto. En cambio a la víctima la ves  como "la doncella". La voluntad surge en cuanto mostrar la realidad de un cuerpo abusado. La realidad es tan clara cómo salir a la calle y mirar a cualquier mujer que pase por la calle, porque todas han sufrido algún tipo de agresión, de abuso o de acoso. Es mostrar la realidad. Se ha hablado mucho del abuso, pero siempre victimizando a la víctima. Creo que hay que rebautizar el concepto  de víctima. Hasta el sinónimo de la palabra víctima ninguna de nosotras queremos ponernos como etiqueta. Eso es un problema, porque cuando te ocurre esto tú misma no te llamas a ti misma víctima, porque no quieres meterte en ese cajón, no quieres ser eso, porque es visto por la sociedad como una mujer tonta, desvalida, sin fuerzas, sin carácter, sin inteligencia, sin autoridad. No quieres ser eso. ¿Quién querría ser eso? Entonces ¿qué significa eso?

HACER LA OBRA QUE ME HUBIERA CONVENIDO VER.

sucia 21 b  
 NACHO ALDEGUER 
FOTO: www.madridteatro.net
 
sucia 34 b  
 BÀRBARA MESTANZA
FOTO: www.madridteatro.net
 
sucia 15 b  
 NACHO ALDEGUER
FOTO: www.madridteatro.net
 
sucia 37 b  
 BÀRBARA MESTANZA
FOTO: www.madridteatro.net
 
sucia 42 b  
 BÀRBARA MESTANZA
FOTO: www.madridteatro.net
 
sucia 64 b copia  
 NACHO ALDEGUER /BÀRBARA MESTANZA
FOTO: www.madridteatro.net
 
sucia 76 b  
 BÀRBARA MESTANZA
FOTO: www.madridteatro.net
 
sucia 70 b  
 NACHO ALDEGUER 
FOTO: www.madridteatro.net
 
sucia 47 b  
 BÀRBARA MESTANZA
FOTO: www.madridteatro.net
 
 sucia 79 b  
 NACHO ALDEGUER /BÀRBARA MESTANZA
FOTO: www.madridteatro.net
 

La Bàrbara tras esta obra es distinta y a la Bàrbara que sufrió el abuso, por eso este espectáculo ha tenido en cuenta esa consecuencia

He hecho la obra que me hubiera venido bien el ver en ese momento. Si yo al salir de esa sala de masajes  hubiera venido a la Abadía a ver esto…, no lo sé porque no quiero parecer que somos unos creídos… Lo que intento es hacer una obra que me hubiera venido  bien ver, para sentirme menos culpable y para tener toda esa información que yo no tuve. Cuando yo salí de allí no sabía que eso era denunciable, y eso es algo que hay que saber. No sabía que existía temas tan importantes como la recogida de epiteliales, o que puedes ir directamente al Hospital, sin tener que haber sido penetrada por un pene. No sabía que un hombre que me penetrara con sus dedos eso ya es agresión. No sabía la diferencia entre abuso y agresión.  No sabía cuál es el proceso judicial. No sabía cómo eso afecta al cuerpo, y hasta qué punto él lo niega. El miedo está tan normalizado que no nos damos cuenta, pero el cuerpo sí que es consciente de que cuando estamos  en un sitio y hay mucho hombres mirándonos, el cuerpo se tensa. Estamos tan acostumbradas que ya no somos conscientes de ello. Y ellos y nosotros tenemos que empezar a dar espacio a nuestro cuerpo, pero no sólo el cuerpo agredido sino el cuerpo que tiene miedo. El cuerpo que después de esa agresión sigue vivo, pero ha intentado sobrevivir de algún modo, pues le has enseñado a tu cuerpo que  no vale para nada. Aunque ella sea inteligente, tenga cuatro carreras, sea privilegiada, blanca, sabia, cachonda de la vida… Aún así si un "tío de mierda" lo decide  le puede pasar esto. Entonces estamos sujetas a esa idea. Entender que tú no eres tu propietaria…

LO MÁS DURO Y LO MÁS LUMINOSO

Una obra como ésta que parte de una experiencia personal, indudablemente conlleva una fuerte dosis de dureza. Para Bàrbara

lo más duro la discusión constante entre mi cuerpo y mi voluntad política entre comillas. "Yo hago esto porque creo que tengo que hacer esto y creo que hay que hacerlo, y lo hago con el teatro  porque es mi lenguaje, pero cualquiera lo puede decir de cualquier forma. Creo que es necesario. Tengo unas ganas terribles de que esto sirva para alguien" Sin embargo mi cuerpo tiene sus ritmos y lo más duro ha sido respetar eso. Respetar que mi cuerpo no está queriendo entrar ahí y, por tanto, ahora voy a pasar por encima. A mi cuerpo no le apetece escribir un final…, y he tenido que ir más lenta de lo normal. He tenido que hacer un proceso creativo escuchando mucho a mi organismo físico. Eso es "jodido", porque los ritmos de esta sociedad capitalista que está incluso en el mundo del Arte, en cuanto que "tal día tengo que tener tal"… y ¿si tu cuerpo no está preparado? Para mí ha sido, también, el priorizar y legitimar lo que le está pasando a mi cuerpo, aunque todo fuera al contrario.       

Como todo proceso creativo junto a la parte más dura está la más luminosa. En este aspecto

lo más luminoso es que hago esto con la voluntad política de generar un movimiento fuera y que pueda mejorar algo. He logrado curarme, aunque obviamente  no completamente, como si no hubiera pasado, pero soy otra.  ¡Ojala! todas pudieran hacer una pieza de arte de su abuso. Te enfrentas a ti misma, pro ha sido muy bello, porque he conseguido perdonarme y eso no es fácil. 

VOLVER A ENCONTRARSE CON EL AGRESOR

Un interrogante lógico es qué reacción se tendría si estas mujeres abusadas se topan con su agresor. Bárbara confiesa que cuando se ha reunido con mujeres que han tenido experiencia similares, la pregunta surge.

Es una pregunta que nos hacemos en esta pieza. Creo  que si ese agresor es una persona que no supo verme hace cinco años, no sé si podría verme ahora mismo. Es más, llevo tanto tiempo ocupando mi cabeza en lo que me hizo, por qué lo hizo, qué le ha pasado para hacer eso…He intentado tanto comprender a ese ser, que ahora estoy haciendo el ejercicio contrario de legitimarme a mí y dejar de ponerle en ese sitio de privilegio. No sé qué diría al verlo, pero sé que no me importa porque no lo hago por él.

LENGUAJE VERBAL SIN PALIATIVOS

Impacta en la obra el lenguaje verbal que en algunos momentos se emplea, llamando a las cosas por su nombre popular para muchos obsceno o grosero. Está pretendido dentro de lo que es el impacto del abuso.

Por lo general se romantiza la herida, el drama y la oscuridad del ser humano. Es una cruzada mía particular desde la primera pieza que hice y la voy a seguir hasta la muerte. Quiero interpelar al espectador sin fingir, de una manera honesta y siendo quien soy yo con mi propio lenguaje y no embelleciendo las cosas, poniéndolas en papel de film transparente o envoltorios de color rosa. Vamos a ponerla encima de la mesa tal y como son, porque nos afectan tal y como son, y cuando embellecemos lo que es horrible nos hacemos un flaco favor, porque entonces ¿cómo vas a aprender de ello? ¿cómo es te va a mover? Creo una distancia entre  el espectador y yo. Hay también una belleza en lo oscuro y en lo feo, porque es lo real. Es empezar a entender el arte, no como algo que nos hace escapar sino conectar.

Además cuando vas a denunciar una agresión- precisa Nacho Aldeguer - es el lenguaje que vas a necesitar. Te van a preguntar y vas a tener la necesidad de explicarlo con esa claridad. Entonces si no estás acostumbrada o acostumbrado a usar ese lenguaje lo vas a tener más complicado  porque vas a estar hablando en estos abstractos románticos que no son la realidad.

Este hombre me encerró tres horas y hasta ahora lo contaba con eufemismos. Eso hace que no afrontes lo que te pasó de verdad, porque es más difícil de aceptar. Como dice Nacho te van a preguntar hasta dónde te puso los dedos esa persona.

¿EL HOMBRE TRAUMATIZADO?
EL HOMBRE TIENE UNA SOLA COSA EN QUÉ OCUPARSE,
LA MUJER TIENE MUCHÍSIMAS COSAS

Aunque la experiencia en la pieza teatral es la de una mujer abusada, se podría pensar si en el caso de que esto le sucediera a un chico tendría un recorrido parecido y el trauma también existiría. Bàrbara es tajante en su respuesta

Nunca se supera. En un cuerpo abusado se aprende a vivir con ello, pero no vasa vivir nunca como si no hubiera pasado nada. Las técnicas o las herramientas que usamos las mujeres Cis o los hombres Cis (1), son diferentes. Los hombres abusados, aunque hay hombres adultos abusados, mayormente eso pasó cuando eran niños. Entonces los niños y las niñas han aprendido que eso era sexo y han aprendido su sexualidad a través del abuso, por ejemplo, o la personalidad se ha generado desde ese punto, pero me atrevería a decir que cuando la mujer de niña no fue violada, sí que estuvo en contacto con ese tipo de trato. En cuanto a la diferencia traumática de la mujer y el hombre, yo diría que el hombre tiene una sola cosa en qué ocuparse, la mujer tiene muchísimas cosas, porque ese abuso de masaje, esas cuatro mil veces que me han tocado el culo, esa vez que un niño me encerró en un baño y me puso la mano donde no tocaba porque pensó que podía, es una historia que va contigo desde que naces y lo llevas más o menos. Que si cuesta más a uno que a otro, eso depende de cada uno. No lo sé.

Nacho Aldeguer subraya que se trata más bien de

fijarse en el mundo en que vivimos. Más allá de que hayan abusado de ti de pequeño o no, hay que ver lo sexualizadas que están las niñas y las adolescentes frente a lo sexualizados los niños y los adolescentes. Téngase ese abuso o no vas creciendo en ese mundo. Si han abusado de ti como niña y encima vives en un mundo sexualizado estás viviendo una sexualidad distinta de la que un niño que ha sido abusado, pero luego no se le sexualiza constantemente.  El ser más o menos traumatizado depende de cada uno, pero lo importante es el mundo que construimos los hombres con todo lo que esperamos de la mujer y de la visión que pretendemos imponer a la mujer constantemente, y contra la que tampoco nos rebelamos. Tengo muchos amigos con los que hablo y me parece absurdo estar inundados con mujeres en bikini o en el mundo del Rap, quelas tías que rapean ahora, rapean semidesnudas casi todo el rato, y, sin embargo, las tías que rapean más vestidas  aparecen mucho menos en las play yen las listas de Youtube. Constantemente insisten en esta narrativa. El otro día estaba viendo un video de Ariana grande y….están las tres en ropa interior, solas, en una habitación de hotel. Eso en la vida real no tiene ningún sentido.  Están cumpliendo el sueño masculino. No se ven raperos en calzoncillos encerrados en una habitación de hotel medio magreándose. Es todo tan absurdo y no noto que nos quejemos de este tipo de cosas, que son agresiones

PROYECCIONES Y VISIÓN A  TRES BANDAS

La puesta en escena cuenta con proyecciones sobe las cortinas que se expanden en tres de las paredes del escenario. Su motivación viene impuesta porque Bàrbara piensa que

es nuestro lenguaje. Ya no es una novedad. Vivimos en el mundo de la pantalla pero ese no es el motivo único, y el empleo de la proyección surge, pero sobre  todo porque la investigación que hemos hecho hay mucho material audiovisual. Todo el equipo hemos ido a hacer entrevistas a diferentes tipos de expertas y a hombres también, sobre el tema. En esta voluntad de ser honestas, hemos querido no teatralizar y no crear eufemismos sobre algo que ya tienes real. Simplemente  lo hemos querido mostrar tal y como es lo que han dicho.

La disposición de los espectadores es a tres bandas y, según Bàrbara, quiere emular a los programas de tarde de EEUU en el que el público está muy cerca y opina y exclama.

Es un referente de los años finales de los ochenta y los noventa. Yo soy de los noventa. Aparte de esto hay una voluntad de generar una caja, para dar la impresión de opresión. Es esa habitación del horror; esa habitación donde se esconde mi abuso; donde guardo mi vida, mi niña pequeña…, y si esto es visto desde tan cerca, ahí ocurre algo muy interesante porque no hay distancia. Es un acto más de honestidad. 

DOS HORAS DE ESPECTÁCULO.
NO OLVIDA EL TIEMPO EN EL QUE VIVIMOS

El espectáculo dura cerca de 2 horas, lo cual parece excesivo, a nivel teatral, para este tema que es monográfico. Bàrbara aclara que

hay mucho que contar. Invito a que vengan y las disfruten porque son 2 horas donde pasan muchas cosas. No es un "tocho".

Aparte del tema - advierte Nacho - no dejan de ser cinco años de la vida de Bàrbara, y ¿cuánto tiempo necesitas para resumir cinco años? Dos horas me parece un resumen de "puta madre"  
 

sucia 39 b
 BÀRBARA MESTANZA
FOTO: www.madridteatro.net

Es más, dejemos de entender el teatro como un "tostón" - apostilla Bàrbara. Dejemos de entender nuestra cultura como una Biblia de bi, bi, bli, ba, bal, bla, bo,bo,blo. No es ese lenguaje. Esto es próximo, es directo, es cínico, hay humor, es trágico, pero hay que entenderlo de una manera menos arquetípica.

También la puesta en escena y la duración, no olvida el tiempo en el que vivimos. Las pantallas están superintegradas  y van a ser 2 horas de un bombardeo de estímulos y de información. Es de lo que más me gusta de la función y me hace sentir útil, pues estamos contando un montón de cosas que no sabíamos o se han contado en otros sitios y, desde luego, no son de sabiduría general. Por ejemplo todo el mundo tendría que saber qué es una muestra de tejido epitelial, y no se sabe. Eso, aunque proceda sólo de un tocamiento, es lo que te va a dar la razón en un juicio y es incontestable. Muchas veces por cómo está el sistema ahora mismo, si tú, como víctima, no lo pides puede que no te hagan esa prueba. Que pueda salir alguien de esta función y conocer esto, o simplemente alguien lea esto en la prensa y le sirva esta información, eso cambia la vida de la persona que tiene esa información. Esta es nuestra responsabilidad como artistas y como medios de comunicación: hacer la vida de la gente mejor - concluye Nacho.

sucia 30 b
NACHO ALDEGUER / BÀRBARA MESTANZA
FOTO: www.madridteatro.net

(1) Persona Cisgénero, son las que se identifican con su género de nacimiento, aunque pueden ser heterosexuales, homosexuales, o bisexuales. Los transgénero son los que no se identifican con su género de nacimiento.

FUNCIÓN
Martes a sábado: 20:00 h
Domingo: 19:30 h
Encuentro con el público
23 de mayo de 2021
tras la función
con Bàrbara Mestanza, Nacho Aldeguer
y la asesora en consciencia de género Lídia Casanovas 

PRECIO
16 €
Descuentos
Día del espectador. 9 €
Carné Joven, Menores de 26 años, Desempleados: 6 €
Diversidad funcional, Mayores de 65 años, Familia numerosa, Convenios: 13 €
Tarjeta FNAC (Una localidad por tarjeta): 15 € 

  los dos b copia
  NACHO ALDEGUER / BÀRBARA MESTANZA
FOTO: www.madridteatro.net

Título: Sucia
Texto: Bàrbara Mestanza
Dramaturgia: Bàrbara Mestanza
Ayudante de Dirección: Jaume Viñas
Asesora Dramatúrgica y Actoral: Laia Alberch
Diseño Espacio Escénico y Vestuario: Paola de Diego
Diseño Iluminación: Adrià Pinar
Diseño Sonido y Gráfico: JUMI
Dirección Audiovisual: Marc Pujolar
Fotografía: Luz Soria
Grabación y Montaje: Ales Alcalde Mikel Arostegui
Comunicación: CODEA
Jefa de Prensa: Josi Cortés
Asesoras: Asesora Conciencia Género Lídia Casanovas, Psicóloga Violencia Machista y Abuso Anna Planadevall, Periodista Investigación Núria Juanico Sobre Abusos en el Mundo Escénico Abogada penalista Carla Valls
Producción: Nacho Aldeguer Mayte Barrera Rosel Murillo
Idea original de espacio escénico: Anna Cornudella
Colaboración especial de Mónica Boromello, Néstor Reina y Kiwi Bravo.
Coroducción: Bella Batalla en coproducción con Teatro de La Abadía
Agradecimientos: Festival Temporada Alta, La Virguería, Sala Ivanow, Andrea Aguilar, Alejandro Bordanove, Berta García, Albert Llimós, Quico Montañez, Teo Planell, Vicky Rosell, Octavio Salazar y Rubén Sánchez
Intérpretes: Nacho Aldeguer, Bàrbara Mestanza
Dirección: Bàrbara Mestanza
Duración aproximada: 120 min
Estreno en Madrid: Teatro de la Abadía (Sala José Luis Alonso)

 
Más información
           
 
José Ramón Díaz Sande
Copyright©diazsande
 

Teatro de la Abadía
Sala José Luis Alonso

C/ Fernández  de los Ríos, 42

28015 – Madrid

Tel.: 91 448 11 81

Fax.: 91 448 61 32

Metro: Quevedo, San Bernardo,

Argüelles, Moncloa, Canal,

IslasFilipinas
Bus: 2/16/37/61/202

 

 

Última actualización el Miércoles, 19 de Mayo de 2021 13:24
 
Adobe Creative Suite 6 Design & Web Premium || Microsoft Windows 7 Home Premium || Adobe Creative Suite 4 Master Collection MAC || Parallels Desktop 7 MAC || Autodesk AutoCAD 2010 || Navicat Premium 9 || Microsoft Office 2011 Home & Business MAC || Adobe Photoshop Elements 10 || Adobe Acrobat X Pro || Adobe Photoshop Lightroom 5 || Sony Vegas Pro 9 || Adobe Creative Suite 5 Web Premium