Contactar

 

Noche de Reyes, Noviembre. Crítica PDF Imprimir E-mail
Escrito por José R. Díaz Sande   
Lunes, 15 de Octubre de 2012 11:52
 
NOCHE DE REYES
UN MONTAJE SIN CORSÉ

NOCHE DE REYES
UN MONTAJE SIN CORSÉ
 
 
 BEATRIZ ARGÜELLO / DANIEL ALBALADEJO
FOTO:  NOVIEMBRE
(CLIKEAR)
Tras haber dejado la dirección de la Compañía Nacional de Teatro Clásico, Eduardo Vasco ha retomado su antigua Compañía Noviembre, y con ella ha montado Noche de Reyes (1599 - 1601) de William Shakespeare. Esta comedia de Shakespeare, en cinco actos, tiene como título en inglés Twelfth Night, or What You Will, que se puede traducir la Duodécima Noche, o Lo que queráis. La traducción de Noche de Reyes proviene de que la duodécima noche después de Nochebuena coincide con la Epifanía. Con probabilidad la escribió con motivo de la celebración de Reyes en Inglaterra.
 
Esta historia de enredos amorosos y un tanto rocambolesca, plagada de humor, pertenece a las llamadas comedias románticas. Juega también con el equívoco del sexo, puesto que Viola, la protagonista, se disfraza de hombre para sobrevivir en el mundo de la corte. Este juego de los disfraces, predominantemente de mujer a hombre, que también adoran nuestros clásicos del siglo de oro, además de permitir una serie de equívocos en la línea erótica - curiosamente las mujeres se enamoran de estos galanes híbridos -, denuncian , no sé si conscientemente por parte de los autores, la necesidad de ser hombre para poder bandearse en el mundo. Esto supone una denuncia de lo que ahora llamamos "machismo". También este juego de disfraces parece plantear una pregunta ante lo que es la identidad humana. La sociedad ha fijado el sexo y el estatus social, pero ¿se pueden alterar mediante un simple cambio de ropas?
 
Otro de los elementos es el enamoramiento de mujer a mujer, a través de la falsa identidad. Olivia está fascinada por Viola - a la que cree ser Cesáreo, su nuevo nombre de pila en su transformismo masculino -, y no lo distingue de Sebastián, el hermano gemelo de Viola. Analizado este aspecto con los ojos de los tiempos que corren, ¿se puede decir que Shakespeare lanza un mensaje en el que el sexo diferencial  no es importante para el amor, sino lo que importa es el ser humano?
 
Shakespeare idea una tormenta y el obligado naufragio del bergantín, donde viajan dos hermanos gemelos, aunque de distinto sexo, lo cual es una convención a aceptar y más bien serían lo que llamamos mellizos. Los mellizos pueden ser de distinto sexo, mientras que los gemelos no. Los gemelos son idénticos y los mellizos sólo tienen un cierto parecido. A Shakespeare le interesa que sean gemelos y de distinto sexo, para que Olivia pueda confundirlos y entregarse, indiferentemente, a una y a otro. Pues bien, del naufragio sólo se salva Viola a la cual las olas la han depositado  en las playas del imaginario país de Iliria. Cree mejor sobrevivir en la corte siendo hombre. Su apariencia fascina a Olivia, la cual rechaza al Duque Orsini, que bebe los vientos por ella. Viola no le hace ascos a Orsini y se ve en un aprieto ante las caricias de Olivia. A través de este entramado circula el mayordomo Malvolio, hombre ambicioso y amante del estricto deber. Y ahí queda la historia porque, para no destriparle los equívocos y el desenlace a que quien no la conozca,.
 
Si se quiere expresar en una palabra lo que es este montaje, ésta sería: Divertida. Se lo pasa uno muy bien y el tiempo vuela. Tengo la impresión de que Eduardo Vasco, al estar en su propia compañía ha hecho de su capa un sayo, con respecto a sus montajes en la Compañía Nacional de Teatro Clásico, y esto le ha permitido sentirse como más libre sin tener que rendir cuentas a nadie. Es un montaje sin corsé.
 
Noche de Reyes la ha traído a nuestra época en el vestuario y ha seguido el camino un tanto circense y en la línea del prudente musical. Este llevarla hacia el terreno musical no es nuevo. Existe la versión operística (1820) de Frederic Reynolds con música de  Henry Bishop, aunque este tratamiento operístico se alinea más con las adaptaciones de obras de Shakespeare al mundo de la ópera y no tanto a lo que entendemos hoy por musical o comedia musical. De todos modos, algunos estudiosos han hablado de Noche de Reyes como el musical de Shakespeare, y, de hecho, se conservan canciones y partituras que se interpretaban en su época. En la versión de Eduardo Vasco existen canciones como son las entonadas por el trío cómico, amante del alcohol - Sir Toby (Don Tobías) (Fernando Sendino), Sir Andrew (Don Andrés) (José Ramón Iglesias) y Feste (Arturo Querejeta) - que las toma de las canciones populares y regionales, a las que se recurren en estado etílico.  Además de estas canciones Ángel Galán y Eduardo Vasco han compuesto otras músicas en la línea de la comedia musical anglosajona, sin ser temerarios o querer emularla. Es consciente de que trata con actores y no con cantantes. De todos modos esta prudencia, nos deja un tanto insatisfechos en el arranque de la comedia. Es lo que tiene el musical, por muy humilde que se quiera presentar. Necesita de voces. Arturo Querejeta, que es el que rompe el hielo en este terreno, entona bien y lo mismo el resto del equipo, pero se echa de menos la brillantez de lo que es el canto y esto nos pone en alerta. Asimilado este primer asalto, aceptamos el resto de la interpretaciones musicales. De alabar la melodía Olivia en el susurro.
 
Toda la representación resulta muy divertida, ágil y con buen ritmo. Los personajes que llamamos cómicos están a la altura y nos hacen soltar la carcajada. Entre ellos José Ramón Iglesias en el papel de Don Andrés, despliega una gran comicidad. Cómicas son el pupurri de canciones de borrachera y el público lo celebra. Para mí, termina por ser repetitivo y un poco de discreción no estaría mal. Y ya que estamos con lo cómico, a veces esta dimensión se pasa un tanto, como es el caso del personaje de Sebastián (Francesco Carril), que comienza a estar bien tratado en ese desconcierto y de pronto cae en el gesto de cómico hacia el público, tras el inesperado beso que Olivia le propina. Sobra.
 
Esta línea cómica infecta al resto de los personajes y aquí es donde más duda puede haber con respecto al montaje. Está claro que ha sido una elección por parte de Eduardo Vasco, pero sobre ello tengo mis dudas, una vez que no se distinguen los dos tipos de personajes y quedan apagada cierta línea romántica en los personajes centrales, así como el personaje del malvado Malvolio (Héctor Carballo), pierde su personalidad y su "tragicidad", que la tiene. La jugarreta  que le tienden Feste y compañía, resulta demasiado burda en el tratamiento escénico. Algo similar sucede con los personajes centrales y sólo se salva y se distancia del juego farsesco el duque Orsino (Daniel Albaladejo). Beatriz Argüello nos da una Viola-Cesáreo divertida, según las pautas que le han marcado, pero se echa de menos cierto lirismo cuando lo requiere. Quien resulta divertida y parece tener sus ancestros en la Commedia del Arte es la criada María, interpretada con gracia por Maya Reyes.
 
Noche de Reyes de Eduardo Vasco es un espectáculo que se ha quitado el corsé y la gracia se desparrama por la escena. El texto llega con facilidad al espectador y mantiene cierto grado poético en la prosa. Sería de desear alternar esa comicidad general con otros momentos más líricos e incluso trágicos, como es el Malvolio, pero vale la pena.
 
Título: Noche de Reyes
Autor: William Shakespeare
Versión:
Yolanda Pallín
Iluminación: Miguel Ángel Camacho
Vestuario:
Lorenzo Caprile
Escenografía: Carolina González
Música:
Ángel Galán y Eduardo Vasco
Ayudante de dirección: Fran Guinot
Producción:
Alcántara y Villota
Producción: Noviembre Compañía de Teatro y Teatro Calderón de Valladolid
Intérpretes: (por orden de intervención): Arturo Querejeta (Feste, el Bufón), Daniel Albaladejo(El duque Orsino), Jesús Calvo(Capitán / Antonio), Francesco Carril (Sebastián / Curio), Beatriz Argüello (Viola), Fernando Sendino (Don Tobías Regüeldo), Maya Reyes (María), José Ramón Iglesias (Don Andrés Carapálida), Rebeca Hernando (La Condesa Olivia), Héctor Carballo (Malvolio), Ángel Galán (Pianista / Soldado)
Dirección: Eduardo Vasco
Duración aproximada:1 hora y 45 minutos
Estreno en Madrid:Teatro de la Abadía (Sala Juan de la Cruz), 10 - X - 2012
 
 REBECA HERNANDO / FANCESCO CARRIL
FOTO: NOVIEMBRE


José Ramón Díaz Sande
Copyright©diazsande


Teatro de la Abadía
C/ Fernández de los Ríos, 42
28015 – Madrid
Tel.: 91 448 11 81
Fax.: 91 448 61 32
Metro: Quevedo, San Bernardo,
Argüelles, Moncloa, Canal,
IslasFilipinas
us: 2/16/37/61/202
Localidades: Taquilla (Tel.: 91 448 16 27)
Telentradas y CaixaCatalunya (Tel.: 902 10 12 12)
Pag. Web:
www.teatroabadia.com
Prensa: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
 

 

Última actualización el Lunes, 15 de Octubre de 2012 13:57
 
Adobe Creative Suite 6 Design & Web Premium || Microsoft Windows 7 Home Premium || Adobe Creative Suite 4 Master Collection MAC || Parallels Desktop 7 MAC || Autodesk AutoCAD 2010 || Navicat Premium 9 || Microsoft Office 2011 Home & Business MAC || Adobe Photoshop Elements 10 || Adobe Acrobat X Pro || Adobe Photoshop Lightroom 5 || Sony Vegas Pro 9 || Adobe Creative Suite 5 Web Premium